Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La plaga de la mosca de la fruta se ha intensificado en zonas productoras de cítricos de la Comunidad Valenciana

"Las reclamaciones en destino por la calidad de las clementinas y naranjas se han disparado"

La incidencia de la plaga de la mosca mediterránea de la fruta Ceratitis capitata, se ha intensificado en las principales zonas productoras de cítricos de la Comunidad Valenciana en las últimas semanas debido a la persistencia de temperaturas cálidas en fechas no habituales, que favorecen la proliferación de esta plaga y están provocando pérdidas económicas imprevistas.  

Los cítricos más afectados son las mandarinas y clementinas tempranas, como la variedad Oronules, aunque también se está trasladando a la Clemenules, la variedad más representativa en la Comunidad Valenciana en volúmenes de producción y que está empezando ya a cosecharse. Las naranjas Navelina también se están viendo afectadas, aunque en menor medida.

"La campaña empezó con optimismo para el sector con las ventas de las primeras clementinas y mandarinas, ya que los precios son más altos al haber menos disponibilidad este año. No obstante, con el paso de las semanas no han bajado las temperaturas y se ha ido incrementando la presencia de mosca de la fruta en los campos, provocando serios problemas de calidad y mayores mermas, obligándonos a realizar una selección extra en las centrales de envasado", explica un productor y exportador valenciano.

"Las reclamaciones en destino se han disparado y es algo que está causando mucho malestar en los mercados, ya que los clientes esperan fruta de buena calidad dados los altos precios de este año. Pensábamos que ahora, con la llegada de la Clemenules, que es una variedad mejor que las cosechadas hasta el momento, la situación mejoraría, pero continúa igual o peor, algo nada habitual en esta variedad", añade. "También como consecuencia de la persistencia del calor, la desverdización de la fruta es menos efectiva y el color de la piel de las clementinas es menos homogéneo, con más presencia de tonos verdes que la hacen menos atractiva a la vista". 

"Los costes que soportan los productores están por las nubes, como también lo están los de las empresas, asfixiadas por los precios de la energía y las materias primas. Y a esto se une ahora unos muy bajos niveles de aprovechamiento de la fruta. La mosca está provocando unos porcentajes de naranjas y mandarinas podridas cuatro o incluso hasta cinco veces superiores a lo habitual", asegura a El Periódico Mediterráneo José Pascual Ramos, gerente de la cooperativa San Alfonso de Betxí, en la provincia de Catellón.

En las últimas semanas se han tenido que intensificar los tratamientos en el campo con el objetivo de erradicar un problema que parecía solucionado.

 

 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor