Ebbe Rabie, de Price Forbes

Contar con un seguro se ha vuelto esencial en el sector hortofrutícola

Los riesgos a los que se enfrentan las empresas de todos los sectores son más complejos e integrados que nunca. No se trata solo del riesgo de propiedades, activos, pérdidas o responsabilidades con que están familiarizadas la mayoría, sino riesgos que afectan a todas las facetas de un negocio y su entorno. Para las empresas, el riesgo ha evolucionado más allá de las pérdidas tradicionales o el robo de propiedades, equipos y otros activos, hasta catástrofes naturales devastadoras, pandemias, ataques cibernéticos, revueltas, responsabilidad personal, fraude, crimen organizado y demandas colectivas.

Los sectores sudafricanos operan en un momento de volatilidad sin precedentes en el ámbito económico, demográfico y geopolítico, y hoy por hoy contar con un seguro se ha convertido en una parte esencial del sector hortofrutícola.

"Hay muchos tipos distintos de seguros que los productores y exportadores pueden contratar", dice Ebbe Rabie, director gerente y director de especialidad en Price Forbes South Africa, asesor internacional de riesgo y seguros.



"El seguro puede cubrir toda la cadena de suministro del campo a la mesa. Los tipos principales de cobertura son, en primer lugar, un seguro para cultivos, que protege frente a los riesgos meteorológicos como granizo y viento, incendio y tránsito hasta la central de envasado. En segundo lugar, un seguro de activos, que cubre instalaciones de envasado, almacenes frigoríficos, plantas y maquinaria. En tercer lugar, un seguro de tránsito marítimo para la protección del cultivo en el transporte hasta el puerto y más allá".

Además de lo anterior, las empresas exportadoras aseguran a sus deudores por impagos, etc., conocido como seguro de crédito comercial. Por último, la responsabilidad de producto y la retirada de producto son un componente importante de cualquier programa de seguros.

"La mayoría de las empresas están obligadas a contratar un seguro si tienen préstamos económicos o de producción, yo diría que en torno al 80-90% de los productores tendrá seguro. Sudáfrica tiene dos climas principales: en el Cabo Occidental el clima es mediterráneo, mientras que en el norte es subtropical y más propenso al granizo. Los cultivos de ambas zonas son susceptibles a los extremos meteorológicos".

No obstante, los riesgos no acaban en la puerta de los campos, y los sudafricanos están muy habituados a los retrasos en los puertos, que pueden estar causados por cuestiones meteorológicas o por cuellos de botella cuando llega mucho producto al mismo tiempo, y hasta por huelgas e incluso revueltas. Aunque los incidentes relacionados con las condiciones meteorológicas se pueden asegurar, los cuellos de botella no, aunque sí que se puede asegurar el deterioro de los productos.



2020 fue un año excepcional para la agricultura. La pandemia mundial llegó en uno de los periodos de exportación de más actividad en Sudáfrica y, contra todo pronóstico, se obtuvieron buenos ingresos. Las reclamaciones relacionadas con la pandemia están siendo evaluadas por las aseguradoras, lo cual va a tener un efecto a largo plazo en las tarifas en el futuro.

"Algunas pólizas incluían cobertura por daños prolongados debido a una enfermedad declarable. Los tribunales han dictaminado hace poco que las compañías aseguradoras deben hacer el desembolso y que el confinamiento está incluido en la cobertura proporcionada. Son buenas noticias para los clientes que contaban con esa cobertura, pero en el largo plazo eso hará subir los precios de las pólizas, pues las aseguradoras querrán recuperar sus costes, que ascenderán a miles de millones de dólares".

Ebbe dice que las aseguradoras han retirado globalmente esta cláusula de todas las pólizas, pues jamás se imaginó que una pandemia de esta magnitud pudiera llegar a ocurrir.

El resultado neto para las aseguradoras será soportable y se recuperarán, y según Ebbe, como corredor de seguros, su trabajo es negociar los mejores tratos para sus clientes.

"Durante el confinamiento, la agricultura fue declarada servicio esencial en Sudáfrica, y su contribución a la economía tuvo un valor inestimable el año pasado, alimentando al país e impulsando la economía".

Para más información:

Ebbe Rabie
Price Forbes (Pty) Ltd
Tel.: + 27 (0) 10 003 7372
Email: ebberabie@priceforbes.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor