Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Endinava introduce los higos ecológicos en su portfolio: “Tenemos el objetivo de llegar con ellos a Francia, Alemania y Países Bajos”

“Las ventas de lechugas vivas en las fruterías tradicionales han crecido en los últimos años”

De entre las muchas ventajas que proporciona la hidroponía –la principal, la optimización de todos los recursos empleados en la agricultura, desde la superficie necesaria para la producción hasta el uso de agua–, destaca el hecho de que permite cultivar productos con características únicas, como las lechugas vivas.

“Las lechugas vivas se denominan así porque se venden con la raíz, lo que les permite tener una mayor vida útil que las lechugas convencionales. Conservando la humedad en las raíces, las lechugas vivas pueden mantenerse en perfecto estado hasta durante 2-3 semanas, teniendo en todo momento un producto fresco y recién cosechado”, explica Carlos Menchaca, de Endinava. “Esto ayuda a disminuir las mermas y el desperdicio alimentario frente a las lechugas convencionales o a la lechuga de IV gama”.

De hecho, este fue uno de los principales factores que llevó a esta compañía familiar con más de 40 años de experiencia en el sector agrícola, especializada en la producción de endivias, a optar por la producción de lechugas vivas en su objetivo de aportar a sus clientes productos de calidad y soluciones innovadoras, sostenibles y amigables con el medio ambiente, señala el responsable de exportación de la firma navarra.


Carlos Menchaca.

“Comercializamos nuestras lechugas vivas en dos formatos distintos, en función del cliente final. Para el retail las envasamos en bolsas cónicas individuales y para el canal horeca lo hacemos en unas cajas de pórex patentadas y diseñadas por nosotros exclusivamente para este producto. Estas cajas poseen unos huecos estratégicamente colocados en la base para colocar las lechugas, que se rellenan con agua, de manera que solo las raíces quedan en su interior y pueden mantenerse hidratadas mientras se evita cualquier tipo de daño o pudrición en las hojas”.

“Este formato, que permite una gran vida útil, ha hecho que el canal horeca sea el canal que más está demandando nuestras lechugas. Makro es, por ejemplo, uno de nuestros principales clientes”, destaca Carlos. “Sin embargo, durante la pandemia, cuando cerró la restauración, vimos cómo aumentaron las ventas de nuestras lechugas vivas en las fruterías tradicionales, y siguen manteniéndose. Al menos en el norte de España muchos consumidores están optando cada vez más por las fruterías de barrio, que están tendiendo a especializarse en los productos de calidad, y en las que el frutero da un trato personalizado a los clientes y manipula los productos con delicadeza”.

Endinava comercializa 4 variedades de lechugas vivas con su marca Vivita: Hoja de Roble, Batavia y Lollo de diferentes colores y su producto más destacado, la lechuga Trocadero. Su producción el año pasado ascendió a 800.000 unidades. “Todas nuestras lechugas son respetuosas con el medio ambiente. Al ser cultivadas hidropónicamente, se consigue un ahorro considerable de agua en su producción y se evita la contaminación del suelo y de los acuíferos con nitratos”, subraya Carlos.

Novedad en Endinava: higos ecológicos
El exclusivo portfolio de Endinava cuenta, además, con una nueva incorporación, los higos ecológicos.
“Con este producto considerado una superfruta y muy consumido por la comunidad árabe, nos hemos centrado en la exportación y tenemos el objetivo de llegar a los mercados de Francia, Alemania y Países Bajos. El año pasado obtuvimos la primera cosecha de nuestras plantaciones con pequeños volúmenes, pero en uno o dos años, a medida que los árboles alcancen la producción plena, esperamos superar los 180.000 kilos”.

“Nuestros higos ecológicos se venden bajo la marca Bigos. Se seleccionan por calibre en el mismo momento de la recolección y van directamente del árbol a su envase final, para evitar una mayor manipulación de la fruta".

"La cosecha en la Ribera del Ebro es posterior a la de otras zonas de producción, como Andalucía, el Levante o Lérida, por lo que supone un complemento para todos aquellos clientes que trabajan la campaña española. La primera cosecha se realiza en la primera semana de julio y tiene una duración de 3 semanas, y la segunda comienza en la primera semana de septiembre y dura entre 6 y 7 semanas”.

“En estos momentos estamos abiertos a buscar distribuidores en Europa que valoren la producción ecológica y de calidad”, comparte Carlos Menchaca

Para más información:
Carlos Menchaca
Responsable de exportación
Endinava
Paseo de la Presa s/n
31589 Sartaguda, Navarra (España)
Tel.: +34 948 667 048
export@endinava.com
www.endinava.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor