La cosecha de la cereza en Marlbrough va por buen camino a pesar de que las precipitaciones a final de la semana pasada han hecho que al menos un huerto haya tenido que usar un helicóptero para evitar daños.

La gerente de la planta de envasado Cherryland, Nicola Whyte, ha dicho que es la tercera vez en la temporada que se han tenido que usar helicópteros para secar la fruta y evitar así que se agriete o se pudra.

"Su uso resulta caro, pero es algo necesario".

Los helicópteros se usaron más el año pasado, pero este ha habido menos necesidad, ya que el tiempo ha sido más favorable.

Aunque todavía es temprano y faltan tres cuartos de la temporada por llegar, Nicola es reacia a hacer predicciones sobre los volúmenes de la cosecha de este año, pero dice que el sabor será mejor este año porque ha habido más luz solar.

Otros productores han usado ventiladores para secar la fruta en sus huertos.

Se prevé que los precios de las cerezas alcancen un nivel excelente a medida que se acerque la Navidad.

Fuente: stuff.co.nz (en inglés)