El ministro japonés de Salud dijo a principios de semana que se habían descubierto papayas modificadas genéticamente no autorizadas y procedentes de Tailandia en la ciudad de Fukuyama (prefectura de Hiroshima). La fruta estaba a la venta, junto con fruta convencional, en la página web de una empresa comercializadora de de fruta.

El Gobierno Municipal de Fukuyama ha ordenado a la empresa, Food Net Co., que retire las papayas porque los productos violan la ley de sanidad alimentaria del país.

Ahora, la empresa ha recibido órdenes de retirar la fruta que ya se había vendido. El Ministerio de Sanidad controla ahora la entrada de papayas en el país.

El ministerio asegura que el riesgo para la salud humana es muy reducido. El distribuidor de fruta, por su parte, declara que está desconcertado, ya que le habían asegurado que las papayas habían sido cultivadas de forma convencional.


Fuente: japantimes.com.jp