Todos somos culpables de ello en algún momento. Si las bananas se han puesto muy blandas, a las patatas les han salido demasiados ojos o los yogures se han pasado de su fecha de caducidad, simplemente lo tiras a la basura. Y no eres el único.

El desecho doméstico de alimentos cuesta al Reino Unido 12.500 millones de libras (15.000 millones de euros) cada año, a pesar de la significativa tendencia a reducir el problema, según el informe del Programa de Acción de los Residuos y los Recursos (Wrap, según sus siglas en inglés).

El equivalente a 24 millones de rebanadas de pan, 5,8 millones de patatas y 5,9 millones de vasos de leche se tiran todos los días, mientras que el equivalente a 86 millones de pollos enteros se descartan cada año.

El informe de Wrap, "Desperdicio de Alimentos y Bebidas en los hogares del Reino Unido 2012", apunta hacia una falta de claridad en el etiquetado y almacenamiento, mientras que sobrevalorar las porciones y comprar más de lo necesario son algunas de las razones de los consumidores para descartar alimentos perfectamente comestible.

Los hogares han reducido el desperdicio de alimentos en un 21% desde 2007, lo que ha ahorrado a los consumidores casi 13.000 millones de libras (15,4 millones de libras), pero la tasa de reducción ha aminorado en los últimos años y todavía se tiran 4,2 millones de toneladas de alimentos que podrían haberse consumido.

Casi la mitad de estos alimentos van directamente de las neveras o las despensas a la basura sin siquiera pasar por el plato.

Fuente: bt.com