Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los ratones ancianos alimentados con bayas de Goji muestran un reducido riesgo de gripe tras la vacuna

La investigación, dirigida por un grupo de científicos del Centro de Investigación sobre Nutrición Humana Jean Mayer del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA HNRCA, por sus siglas en inglés), sugiere que las cerezas de Goji pueden incrementar la actividad de las células dendríticas, que desempeñan un papel fundamental en la capacidad del sistema inmunológico para defenderse contra las infecciones virales. Los resultados se publicaron en Internet previamente a la versión impresa de del Journal of Nutrition.

Un grupo de ratones ancianos, con el sistema inmunológico debilitado por la edad, fueron sometidos a una dieta que incluía una pequeña cantidad de un preparado de leche con cerezas de Goji. Tras un periodo de varias semanas, recibieron dos vacunas de la gripe antes de ser infectados con el virus y controlados en busca de síntomas. Los investigadores buscaban anticuerpos específicos de la gripe, así como síntomas clínicos de la enfermedad como la pérdida de peso.

“Observamos una mayor respuesta de los anticuerpos y una mejor protección contra la gripe en los ratones ancianos que tomaron bayas de Goji, como indica la menor pérdida de peso”, explica el autor sénior Simin Nikbin Meydani, doctor en Medicina Veterinaria y director de la USDA HNRCA en la Universidad Tufts y director del laboratorio de Inmunología Nutricional en la USDA HNRCA. “Mientras que los estudios previos muestran que las bayas de Goji refuerzan la respuesta inmunológica en los ratones, nuestros resultados introducen el potencial de reducir los riesgos asociados a la edad y la gravedad del virus de la gripe en presencia de una vacuna”.

Se necesitan más investigaciones para determinar si las bayas pueden tener un efecto similar en ancianos humanos que reciban la vacuna de la gripe. “El sistema inmune de las personas se debilita inevitablemente con la edad, lo que las hace menos receptivas a las vacunas y más susceptibles a la gripe y sus posibles complicaciones más graves”, explica Meydani, que también es profesor en la Escuela Friedman de Ciencias y Política de la Nutrición y miembro del cuerpo docente del programa de inmunología en la Escuela Sackler de Graduados en Ciencias Biomédicas, ambos en la Universidad Tufts. “Aunque la vacuna de la gripe está recomendada para los ancianos, solo tiene un 40% de efectividad a la hora de protegerlos contra la infección de la gripe, un porcentaje mucho más reducido que en las personas más jóvenes. Por esta razón es importante investigar las aproximaciones complementarias que puedan mejorar la efectividad de la vacunación”.

Fuente: scienceblog.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor