Pánico en el mercado de valores ante el inminente Grexit

Se acumulan los problemas económicos en Grecia

No se sabe lo que le espera a Grecia y Europa. Toda la UE está en tierra desconocida ahora que las negociaciones de este fin de semana entre Grecia, la UE y el FMI se han detenido totalmente. Hoy a medianoche Grecia tiene que pagar 1.600 millones de euros al FMI, dinero que el país no tiene en caja. Se avecina la bancarrota pero nadie sabe qué pasará exactamente.

Grecia entrará técnicamente en bancarrota si el dinero no se paga hoy por la noche. Los préstamos se harán imposibles en ese momento. En una medida tomada por los bancos para evitar que se retire o se desvíe demasiado dinero, los bancos permanecerán cerrados toda la semana y las transacciones de pago estarán limitadas. Para retirar dinero en efectivo de los cajeros hay un límite de 60 euros al día por cuenta. El Banco de Grecia también ha tomado medidas para evitar que el capital salga al exterior.

¿El problema griego es un problema del euro?
No está claro cuándo reabrirán los bancos, ni tampoco qué moneda saldrá de los cajeros automáticos cuando lo hagan. ¿Seguirán siendo euros? ¿O volverá Grecia al dracma? Con esta última opción, Grecia tendría control total sobre la moneda de nuevo, control que abandonaron al introducir el euro. Los países en este tipo de crisis pueden abordarla de tres formas: devaluando su moneda, bajando las tasas de interés o proporcionado impulsos fiscales (lo que permite que la deuda nacional suba). Estas tres medidas no son posibles para los griegos. Es el Banco Central Europeo el que decide al respecto de esas medidas. El Wall Street Journal ya expuso este problema básico del euro, para el cual todavía no hay una solución efectiva.

Una baja tasa de cambio del dracma proporcionaría una ventaja de exportación a las compañías griegas, aunque los ‘griegos de la calle’ se verían, desde luego, muy afectados. El próximo domingo, los griegos podrán votar sobre el paquete de ayudas de emergencia propuesto por el BCE. La propuesta del presidente griego Tsipras fue la causa directa de que las negociaciones no tuvieran éxito.


Consecuencias para las compañías
Para las compañías que hacen negocios con compañías griegas, la devaluación del dracma y los problemas de liquidez de los bancos griegos son los dos principales puntos a tener en cuenta si los griegos abandonasen la eurozona. Sería recomendable estipular en los contratos que sólo podrán pagarse en euros o dólares, y mantener los plazos de pago lo más cortos posible.

Si un banco griego se usase como garantía, los problemas de liquidez en este banco serían un riesgo en caso de impago por la parte contratante. Estas garantías bancarias deberían convertirse en otra forma de seguridad o debería demandarse un pago inmediato.

Zona euro vs. UE
Si Grecia no solo deja la eurozona, sino que también abandona la Unión Europea, las consecuencias para los negocios serán mayores porque eso alteraría probablemente el libre movimiento de mercancías, personas y servicios. Esta posibilidad es, no obstante, pequeña. Geopolíticamente hablando, Grecia es muy importante para Europa y no es el único miembro de la UE sin euros.

Las bolsas de valores, en números rojos
Ayer por la mañana, las bolsas de valores han respondido de inmediato a los acontecimientos de la semana pasada. El AEX ha entrado en números rojos, el índice Midcap ha bajado y las bolsas de Fráncfort, París y Londres han abierto con pérdidas. En Asia, las bolsas también han entrado en números rojos. El interés sobre los bonos griegos, españoles e italianos se ha disparado. Son valores seguros, en cuanto a los precios de las acciones, los bonos alemanes y los metales preciosos. El euro también ha bajado de valor.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor