Italia: Hueco productivo en la lechuga

"No hay ningún culpable y no hay especulación; la tendencia de precio de la endibia, la achicoria y otras lechugas se debe a la relación entre la demanda y la oferta. Este año, la oferta se ha visto afectada por el tiempo, que ha provocado muchos problemas fitosanitarios", explica un técnico en lo referente al actual hueco productivo.

La producción italiana de lechuga suele centrarse en otoño, y la zona de Fucino es la única (a excepción de Romaña) que la cultiva en mayo, junio y julio.

"Yo solo estoy cosechando el 30% de los volúmenes que suelen estar disponibles. La achicoria roja que estaba lista en Chioggia en julio fue totalmente destruida por un tornado. Los precios subieron rápidamente por encima de los 2-2,50 euros el kilo, y hablamos de piezas que tienen la mitad de tamaño del habitual y sobre cantidades que no satisfacen la demanda".


Plantas enfermas en el campo.

Un productor de Romaña añade que "las temperaturas extremas del verano causaron grandes daños. Aunque hemos empezado a cosechar poco a poco".

Un agrónomo de las Marcas explica: "Todavía estamos trasplantando, así que no llegaremos al mercado hasta finales de septiembre, principios de octubre. El problema con la zona de Fucino lo causaron las altas temperaturas, que en combinación con el riego, crearon las condiciones ideales para una excepcional proliferación de trips".


Enfermedad en los campos.

Más concretamente, la cosecha se vio afectada por los virus LMV y TSWV, que se propagaron también debido a la conformación geográfica de la meseta.

El sector de IV gama también se enfrenta a dificultades. "Intentar encontrar producto en el extranjero no es fácil y no es algo con lo que se pueda improvisar. Existen especificaciones detalladas que se deben cumplir y los productores extranjeros podrían no seguir los mismos procedimientos y estándares que nosotros. Yo no recuerdo que haya habido una situación similar", explica un operador.


Virus en la achicoria roja.

Italia Ortofrutta indica: "Muchas OP llevan semanas quejándose del hueco productivo. Hablamos de un fenómeno excepcional que subraya la fragilidad de las producciones italianas frente al cambio climático. La situación es tan grave que se prevé que el hueco dure cuatro semanas, prácticamente todo el mes de septiembre".

"Les pedimos a todos los operadores que mantengan la calma. Algunos quizá crean que se trata de un fenómeno especulativo, pero no lo es. Cuando el producto no se cosecha, no hay forma de ganar dinero, aunque los precios sean altos. Estamos todos en el mismo barco".

El sindicato Unaproa subraya también: "Hemos sentido la necesidad de advertir al mercado. Tendremos que tomar medidas para adaptarnos al cambio climático, porque no podemos seguir ignorándolo".

Por el momento, hay que aceptar el hecho de que no hay lechugas.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor