Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La familia busca ayuda

Un exportador hortofrutícola estadounidense en una prisión mexicana

Los familiares de Troy Bachmann, nativo de Oregón, dicen que está retenido en una prisión mexicana por falsos cargos y lleva allí unos meses. buscan ayuda del Gobierno y la industria para ayudar a sacarlo de prisión.

El empresario de 48 años vivía en Jalisco, México, las dos últimas décadas. Había fundado cuatro compañías distintas, entre ellas Fancy Fresh Farms, especializada en productos hortofrutícolas mexicanos, ya que trabaja con productores y trabajadores locales de la región.

Desde el 19 de mayo de 2015, Bachmann se encuentra en una prisión mexicana a unos 800 kilómetros al noroeste de Ciudad de México. El problema de Bachmann comenzó cuando contrató a un nuevo contable para Fancy Fresh Farms y empezó a notar discrepancias en la contabilidad. Al parecer, la pasada primavera Troy descubrió que un contable y otros cuatro empleados habían malversado casi 180.000 dólares mientras él estaba fuera promocionando el negocio. Una auditoría independiente confirmó sus sospechas, pero no tuvo tiempo de encargarse de ello antes de salir de viaje de negocios.

En su ausencia, el contable y otros empleados saquearon las cuentas de la compañía, limpiaron su ordenador y discos duros y difundieron rumores entre los productores de Bachmann sobre que planeaba abandonar el país sin pagarles. Cuando Bachmann accedió a reunirse con algunos de ellos para aclarar el malentendido, la policía lo rodeó y lo arrestó en el acto. "Sin orden, sin explicación, sin que le leyeran sus derechos. Lo esposaron sin más y se lo llevaron a rastras".

Durante ocho días, la mujer de Bachmann desconocía su paradero. Derek, el hermano del empresario, estaba de vacaciones en Hawái cuando recibió su llamada y de inmediato llamó a la Embajada de Estados Unidos en Ciudad de México, quien le puso en contacto con el Consulado estadounidense en Guadalajara. duty officer at the American Consulate in Guadalajara. Pasaron tres días hasta que el Consulado pudo localizarlo.



"Al parecer, quienquiera que lo arrestara no quería que nadie supiera que estaba allí, porque se supone que tiene permitida una llamada al Consulado estadounidense en 24 horas", afirma Derek. "Tampoco le dijeron a Troy de qué lo acusaban durante no sé cuánto tiempo".

El delito de Bachmann es que, supuestamente, le debía dinero a tres de sus productores. "No era cierto, pero en el estado de Nayarit, donde fue arrestado, una persona es culpable hasta que se demuestre lo contrario. Por desgracia, el contable que había saqueado su oficina también destruyó la documentación que podría haber demostrado fácilmente su inocencia".

"Dado que las apelaciones al Consulado estadounidense y a la oficina del senador Ron Wyden no llevaron a ninguna parte, el padre de Troy, Mark Bachmann, sacó dinero de su fondo de pensiones para pagar un investigador privado de Ciudad de México para que le diera un informe independiente del problema y lo que haría falta para solucionarlo. Como resultado, ahora Troy cuenta con un nuevo abogado muy respetado para encabezar su defensa legal".

"Sin embargo, se necesitan fondos para ayudar a pagar las crecientes facturas legales de Troy y los gastos de prisión, mientras la familia se esfuerza por lograr apoyo público para ejercer presión sobre el Gobierno mexicano para que lo devuelva a los Estados Unidos". Por ello, la familia ha creado una página web para recaudar fondos: https://fundly.com/friends-of-troy.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor