Rusia cierra las fronteras a las frutas y verduras de Turquía

El ministro de Economía ruso espera escasez de cítricos y tomates

Rusia ha dado más detalles sobre las sanciones anunciadas anteriormente contra Turquía. Se denegará el acceso a través de la frontera rusa a distintos alimentos de Turquía. La lista, según varias fuentes, incluye tomates, pepinos, cebollas, naranjas, uvas, manzanas, melocotones, albaricoques, nectarinas, ciruelas, fresas y mandarinas. También se habla del brócoli y la coliflor. El veto se impondrá a partir del 1 de enero, para que el mercado pueda prepararse para el cierre de fronteras.

Durante la reunión que sirvió para proporcionar una mayor claridad sobre las sanciones, el vice primer ministro Igor Shuvalov declaró: "En cuanto a los productos turcos, hemos comprobado los casos de exportaciones turcas con una cuota importante, pero cuyo veto no perjudicará a los consumidores rusos. Sustituiremos esos productos o bien con nuestra producción propia o bien con importaciones de otros países, lo que contribuirá a la sustitución de las importaciones y ayudará a nuestros productores, especialmente los de frutas y verduras".



Nuevos proveedores
El Gobierno señala a varios países que ya muestran interés por sustituir a los productos turcos, como Egipto. El ministro egipcio de Comercio Exterior e Industria declaró el pasado domingo que "Egipto está interesado en satisfacer la demanda de los consumidores rusos, especialmente la de los productos turcos, si se diera la decisión por parte de Rusia de detener las importaciones desde Turquía". Según los expertos, Egipto no sería capaz de llenar el hueco resultante.

Armenia ve oportunidades ahora que los productos turcos están vetados. Se espera que el país se beneficie de la gran demanda durante las fiestas navideñas. Según el Gobierno, ya existen planes para aumentar el volumen de exportación. Tanto Marruecos como Israel se han mencionado también como alternativas posibles a Turquía.

Se espera escasez
Los minoristas rusos disponen ahora de un periodo de transición para encontrar nuevos proveedores, ya que el 1 de enero de 2016 las fronteras se cerrarán a los productos turcos. En todo caso, el ministro de Desarrollo Económico, Alexéi Uliukayev, advierte sobre la escasez a corto plazo. "Necesitamos tiempo; es imposible descartar la posibilidad de escasez a corto plazo; sin embargo, creemos que la situación, en general, se puede gestionar adecuadamente". Los mayores problemas se registrarán probablemente con los cítricos y los tomates, ya que Turquía era uno de los principales proveedores de estos productos.

Según información de un periódico, el servicio de noticias ruso TASS informa de que el veto podría causar a Turquía la pérdida de 150 millones de dólares. Un total de unas 190.000 toneladas de frutas y verduras podrían no suministrarse a Rusia. El mercado turco no puede absorber este volumen, por lo que seguramente los precios caerán.

Turquía ha recibido un duro golpe
Otros medios rusos hablan de los problemas de pagos inminentes entre los exportadores turcos ahora que la frontera se va a cerrar. Este año, las exportaciones ya eran más bajas que en 2014. El primer ministro turco ha indicado a todos los camiones que esperan en la frontera con Rusia que vuelvan. Turquía espera poder tener esas frutas y verduras de vuelta a tiempo para enviarlas a otros mercados.

Ucrania también espera beneficiarse de una guerra comercial entre ambos países. El cierre de fronteras debería reducir los precios en Ucrania. Según los medios ucranianos, los primeros efectos ya se pueden ver, por ejemplo, en los precios de las mandarinas. Alrededor del cambio de año, se espera que bajen los precios de los pepinos, tomates, granadas, uvas y cítricos.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor