Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Brexit"

Incertidumbre en el mercado británico por la inestabilidad de la libra

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha anunciado en el Congreso del Partido Conservador que activará el artículo 50 antes de que termine marzo de 2017, lo que ha provocado que la libra se desplome hasta su valor más bajo en los últimos 31 años. 

¿Cómo afecta esta situación a las empresas hortofrutícolas de Reino Unido, que importan y exportan a diario? ¿Qué futuro les espera después de separarse de Europa? Hemos hablado con importadores y exportadores de Reino Unido y del extranjero para conocer sus opiniones.



Moneda inestable
Rob Cullum, de Pacific Produce, que importa productos peruanos a Reino Unido, afirma que, aunque no está a favor del brexit, sí se opone a la burocracia europea y puede comprender por qué los británicos votaron a favor de abandonar la UE.

"Lo que más me preocupa del brexit es que provocará la inestabilidad de la moneda. Si sabemos aproximadamente cómo serán los tipos de cambio, podemos continuar con nuestro negocio, que es cultivar y vender frutas, pero, si tenemos que estar constantemente comprobando y protegiendo nuestro dinero, la complejidad y los riesgos se multiplican. Esta volatilidad hará fluctuar los precios en el mercado, lo que no afectará mucho a los proveedores de los grandes minoristas de la UE, pero en Reino Unido trabajamos mucho con precios fijados con antelación, que, en un ambiente de inestabilidad, perjudicarán a los productores", explica Cullum.

"Ahora tenemos que comprar dinero de antemano para cubrir los contratos, pero si los compradores deciden cancelar sus pedidos por el motivo que sea, nos quedamos con un dinero cuyo valor podría reducirse".

"Esta situación genera tanto riesgos como oportunidades. Puede que compremos frutas caras y, cuando lleguen al mercado, los precios hayan disminuido, o puede que podamos aprovecharnos de la falta de oferta en otro lugar, pero lo que sin duda veremos será una fluctuación de precios mayor a la que estamos acostumbrados y, en mi opinión, una mayor inestabilidad en el mercado", concluye.

Menos regulaciones de importaciones
Sin embargo, tal vez el futuro no sea del todo negro. Algunos de los mayores países exportadores sienten que las normas y regulaciones de la UE son muy restrictivas y esperan que un Reino Unido independiente aplique nuevas regulaciones de importaciones que sean más laxas.

Según Justin Chadwick, de la Asociación de Productores de Cítricos de Sudáfrica, el brexit podría ser beneficioso para las exportaciones de cítricos de Sudáfrica, pero dependerá de las medidas que tome el Gobierno de Reino Unido con respecto a las regulaciones fitosanitarias y arancelarias. "Obviamente, nos gustaría quelas regulaciones fitosanitarias cambiaran. En Reino Unido no se producencítricos, así que la mancha negra ya no sería un problema".

La otra cuestión son losaranceles y las cuotas. En la actualidad, hay una serie de regulaciones paratoda la Unión Europea, pero está por ver si Reino Unido elaborará su propianormativa o continuará con la actual. "Esperamos poder renegociar losaranceles de los cítricos, ya que no tienen productores nacionales queproteger", añade Chadwick.

Los negocios continúan como siempre
"En la industria, todo el mundo habla sobre ello y, sinceramente, creo que no tendremos mucha información hasta dentro de algunos meses. Desde el anuncio, hemos estado hablando con nuestros productores franceses, españoles y holandeses. Las conversaciones generales han sido positivas y creemos que podríamos beneficiarnos de abandonar la UE", opina Wilf Whittle, de Sharrocks, distribuidor e importador de hortalizas británico.

"Los productores con los que trabajamos en Europa están orientados a la calidad y algunos han invertido mucho en maquinaria y certificaciones solamente para poder abastecernos. Creo que estas relaciones basadas en la calidad se fortalecerán con el paso de los años y nos permitirán ofrecer los mejores productos disponibles a los mercados mayorista y de la restauración de Reino Unido", asegura Whittle.
 
"A corto plazo, esperamos algunas fluctuaciones grandes en la moneda y no podemos prever los precios que tendrán los productos agrícolas europeos por culpa de la incertidumbre. A largo plazo, es difícil predecir lo que pasará, pero, por ahora, es mejor que vayamos paso a paso".
 
"En cuanto a los tiempos de espera en los puertos, durante los últimos años hemos visto cómo se prolongaban cada vez más, y los retrasos de 6 horas se están volviendo muy habituales. Los problemas en los puertos grandes, como el de Calais, son inquietantes desde un punto de vista humanitario, y a todos los miembros de nuestra industria con quienes he hablado les preocupa que no se haga nada para proteger ni a los conductores ni a los inmigrantes. La Unión Europa y los Gobiernos tienen que desarrollar y ejecutar una estrategia", opina.
 
Whittle espera que la oferta de Europa continúe como siempre, pero es posible que aumente el patriotismo entre los consumidores británicos tras abandonar la UE y que compren más productos nacionales.

"Los británicos siempre han estado orgullosos de serlo, ya sea consumiendo ruibarbo de Cheshire en mayo, fresas de Escocia en julio o lechugas de Lancashire en agosto. Por ejemplo, hay tanta demanda de algunas variedades tradicionales de manzanas inglesas, como la Bramley, que nos cuesta seguir el ritmo", confiesa.
 
"Si se cierran las fronteras con Europa y no hay libre circulación de personas, creo que seguirán concediéndose permisos de trabajo para nuestros productos de temporada. A fin de cuentas, trabajar en una explotación agrícola no está tan mal. Personalmente, me parece una buena idea presentar programas en las escuelas y universidades, ya que la sociedad en general no sabe cómo funcionan las explotaciones agrícolas".

La inestabilidad podría volver a Reino Unido menos atractivo
Willem Bestbier, de la Industria de la Uva de Mesa de Sudáfrica, considera las consecuencias que tendrá el brexit para su industria. "El 80% de las exportaciones de uvas de mesa de Sudáfrica se destinan a Europa y Reino Unido, por lo que nos preocupan la incertidumbre y la inestabilidad".

"Tenemos un acuerdo comercial con la UE, que probablemente habrá que reconfirmar o renegociar con Reino Unido. Eso podría resultar incluso beneficioso, ya que Reino Unido no tiene una industria de la uva que necesite proteger, aunque una libra esterlina débil o inestable provocaría que comerciar resultara más difícil y potencialmente menos atractivo", concluye Bestbier.
 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor