VI.P Val Venosta estrena su tercer almacén automático

La Asociación de Cooperativas Hortofrutícolas de Val Venosta continúa innovando en sus campos, donde aplica técnicas de cultivo integradas (92% de su producción) con el objetivo de respetar al máximo el medio ambiente y la naturalidad de los frutos.

Pero esta filosofía también se extiende a sus infraestructuras. VI.P estrena su tercer almacén automático, situado en la cooperativa TEXEL, con una conexión automática a la sala de procesamiento. El almacén automático tiene una capacidad para 16.000 bins, con una tecnología única en Europa, que gestiona el paso de los bins de manera completamente automática, a partir de doce líneas de packaging. Por lo que las carretillas elevadoras, dentro de la cooperativa, sólo están presentes en el área de carga y descarga de los camiones.

TEXEL dispone de una calibradora de 10 carriles y 66 canales de salida. No obstante, está previsto renovarla durante 2017 y hasta se plantea la posibilidad de abrirla al público, visto que el emplazamiento de esta cooperativa en los Alpes Italianos tiene un atractivo turístico y recibe numerosos visitantes. El objetivo es que quien lo desee pueda ver cómo se respeta el medio ambiente y se cuida la naturalidad de las Manzanas Val Venosta en todos los procesos de elaboración.



Integradas en su asociación, cooperativas como la citada TEXEL (con capacidad de almacenamiento para 75.000 toneladas de producto al año), MIVOR (con capacidad de almacenamiento para 85.000) o GEOS (con una capacidad de 70.000 toneladas de producto al año) se sitúan a la cabeza de las cooperativas productoras de manzana en Italia y Europa.
 
También el trabajo a una temperatura constante de 2,5 grados, que alarga de manera natural la vida del producto con un bajo impacto medioambiental. Y el sistema FIFO (First in, First out) que se aplica en el almacenaje, haciendo que el producto que entra primero sea también el primero en salir. De esta manera, la frescura de los productos está garantizada y se aprecia en el sabor de la manzana cuando llega al consumidor final.

El objetivo de la aplicación de estas tecnologías es garantizar la total trazabilidad de las mercancías y el control del inventario, optimizando las condiciones del almacenamiento. Pero, sobre todo, buscan que las Manzanas Val Venosta no vean alterada su frescura ni su calidad en el paso del árbol al punto de venta.

Incluso en la etapa de calibrado, VI.P está buscando nuevas tecnologías para comprobar no sólo la calidad externa de las manzanas. Aunque aún están testando la posibilidad de medir los valores internos de las manzanas durante la fase de calibración, antes de decidir si instalarlas en otras instalaciones.

Estos valores se plasman en acciones como la instalación de sistemas fotovoltaicos en las cubiertas de las cooperativas que disminuyen el consumo eléctrico. Actualmente, VI.P cuenta con 63.000 metros cuadros con capacidad de producir anualmente 10,8 millones de kWh. Esto permite una reducción de 6.100 toneladas de CO2 y contribuye a minimizar la huella ecológica de la producción de Manzanas Val Venosta.



Todas las medidas dedicadas a aumentar la naturalidad y la calidad de las manzanas se reflejan en la nueva imagen corporativa que la asociación ha presentado recientemente, en la que la mariquita se convierte en el símbolo de los sistemas de producción respetuosos con el medio ambiente y la naturaleza. De hecho, VI.P es uno de los mayores productores europeos de manzana ecológica y cuyos productos (tanto la línea BIO como la de producción integrada), están presentes en más de 50 mercados internacionales de Europa.

 “Creemos que la modernización de los sistemas de cultivo y producción no pueden perder de vista la naturalidad y la alta calidad del producto. Nuestras manzanas tienen Indicación Geográfica Protegida, están ligadas a un territorio con una fuerte tradición que no podemos traicionar. Pero tenemos que trabajar para que evolucione y ser capaces de competir en el mercado actual manteniendo nuestros valores”,apunta Michael Grasser, responsable de Marketing de VI.P..

La Asociación de Cooperativas Hortofrutícolas de Val Venosta, VI.P, nace en 1990 y está formada por siete cooperativas y más de 1.720 productores que cultivan más de 5.200 hectáreas en el Valle Venosta, ubicado en los Alpes Italianos.
El microclima especial del valle (300 días de sol al año; fuerte fluctuación de temperaturas entre el día y la noche; y la altitud a la que se cultivan las manzanas –entre los 500 y los 1.000 metros-) y su naturaleza ofrecen las condiciones perfectas para el cultivo de manzanas de alta calidad, aromáticas, de sabor dulce y equilibrado, piel fina y particularmente crujientes durante todo el año.

El 92% de la producción de VI.P se obtiene aplicando técnicas de cultivo integrado, que reducen al mínimo el uso de pesticidas químicos y prohíben los tratamientos químicos tras la cosecha. Una forma de cultivar respetuosa con el medio ambiente, la naturalidad de los frutos y la salud humana. El 8% restante de su producción es biológica. Esta línea, BIO Val Venosta, tiene una cosecha media que supera las 25.000 Tn y tiene como principales mercados Italia y Alemania.

Mientras que Manzanas Val Venosta recolecta una media de 350.000 toneladas cada temporada y las comercializa en 50 mercados internacionales entre los que destacan Italia (absorbe el 50% de la producción), Alemania, Escandinavia, Países del Este, Norte de África y Oriente Medio además de España, que representa aproximadamente el 10% de sus ventas.

Para Más información:
María García
+ 34 658 23 95 06
Javier Huerta
+ 34 618 13 50 79
prensa@publips-serviceplan.es




Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor