Una banana silvestre, que sólo se encuentra en Madagascar, puede ser la clave para proteger la producción de banana del mundo. Sin embargo, la planta recientemente se considera en peligro de extinción; en la isla de Madagascar, sólo quedan cinco árboles maduros. Los científicos dicen que es necesario conservar la planta, ya que puede ser esencial para asegurar el futuro de las bananas.

La mayoría de las bananas que se consumen en todo el mundo son de la variedad Cavendish, que es vulnerable a una plaga llamada enfermedad de Panamá. Pero la banana de Madagascar ha evolucionado en una isla apartada del continente y puede que posea propiedades especiales.

Richard Allen, asesor de conservación de Kew Royal Botanic Gardens, dijo que la variedad (Ensete perrieri) podría ser tolerante a la sequía o la enfermedad. "No padece la enfermedad de Panamá, así que quizás tenga rasgos genéticos contra la misma. No lo sabremos con seguridad hasta que investiguemos la banana, pero no podemos investigar hasta que no se salvaguarde la variedad".

Según bbc.com, los científicos de Kew buscaron la banana en Madagascar y descubrieron que estaba casi extinguida.