Venezuela, donde un corte de pelo cuesta 5 bananas y 2 huevos

Imagina vivir en una economía donde el trueque es la forma de pago y donde para algo tan común como un corte de pelo tuvieras que pagar con alimentos como bananas o huevos. Esa es exactamente la situación actual en Venezuela. En el país hiperinflacionario de América del Sur, donde los billetes son tan difíciles de encontrar como los alimentos y medicinas, los venezolanos dependen cada vez más del trueque para las transacciones básicas.

El país que una vez fue el más rico de América Latina, Venezuela, que se asienta en las reservas de petróleo más grandes del mundo, hoy visualiza un futuro sombrío. La gente en el país está luchando por conseguir dinero, alimentos y productos de primera necesidad, intercambiando diferentes artículos e incluso haciendo tareas para conseguir paquetes de harina, arroz y aceite para cocinar.

"Aquí no hay efectivo, sólo trueques", dijo Mileidy Lovera, de 30 años, mientras esperaba para intercambiar una nevera de pescado que su esposo había pescado por alimentos para sus cuatro hijos, o medicamentos para tratar la epilepsia de uno de ellos.



Venezuela está experimentando una escasez de efectivo. Los pagos de incluso los productos y servicios más baratos requieren montones de billetes, y no hay suficientes en circulación. Aunque las empresas en las ciudades pueden sobrevivir con transferencias bancarias y tarjetas de débito, tales operaciones no son posibles en las zonas rurales. El aumento del trueque, en medio de la hiperinflación y una severa escasez de efectivo, es un reflejo de cómo el país está volviendo a los mecanismos de intercambio comercial más rudimentarios.

¿Cómo comenzó todo?
La crisis económica en Venezuela se ha disparado en los últimos meses. El colapso económico, que comenzó bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro, ha llevado a casi un millón de personas, el 3 por ciento de la población, a emigrar entre 2015 y 2017.

Economictimes.indiatimes.com expresa cómo Maduro, reelegido para una nueva legislatura de seis años en mayo en elecciones, culpa a los crecientes precios al consumidor y la constante escasez de alimentos y medicinas de la "guerra económica" liderada por la oposición y Washington. Los economistas dicen que el banco central no ha impreso billetes lo suficientemente rápido como para mantenerse al ritmo de la inflación, que según el congreso dirigido por la oposición, alcanzó una tasa anual de casi el 25.000 por ciento en mayo.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor