Lowie Claessens, de Driscoll's:

"Las moras sabrosas son el futuro"

"El futuro de las moras es negro", dice Lowie Claessens, de Driscoll's. Sin embargo, antes de afirmar con seguridad que lo será, deben tomarse algunas medidas, en cuanto a las variedades y la oferta, entre otras cosas. El mercado de moras está creciendo, pero en comparación con otros frutos rojos, todavía es un mercado pequeño. Driscoll's invierte en las moras, para ofrecer buenas variedades y una oferta estable durante todo el año.

"En nuestra opinión, la temporada de mora va bien", dice Lowie. "Tanto del norte como del sur hemos visto moras de buena calidad. Para nosotros, es importante que las moras tengan un buen sabor para que los consumidores vuelvan a comprarlas. El sabor es la clave del futuro de las moras en los supermercados. Con un buen sabor, las moras tienen potencial".



Distancia de ventas limitada
En los últimos 20 años, la variedad Loch Ness es la que más ha crecido. "Es una variedad que sólo sabe bien si se cosecha cuando está madura, pero la mora tiene que llegar a los consumidores muy rápido", explica Lowie. Debido a la vida útil reducida, la distancia límite de las ventas se alcanza rápidamente.
"Depende de la variedad, pero las moras tienen que ser cosechadas en la madurez correcta. Con nuestra variedad Driscoll's Victoria ™ ahora tenemos una variedad con un buen sabor y una vida útil de por lo menos seis a ocho días, que puede enviarse hasta una distancia considerable".

Los Países Bajos, Bélgica y Alemania están relativamente cerca, por lo que se pueden vender grandes volúmenes. El norte de Escandinavia está más lejos y, por lo tanto, es más difícil de llegar. "En los métodos de producción, mejora y desarrollo debemos tener esto en cuenta, y en algunos casos tendremos que producir más cerca del mercado".



Producción global
En este momento, Driscoll's produce en invernaderos y túneles en los Países Bajos y Bélgica. También produce en el sur de Europa y Marruecos. "En los períodos de invierno, también producimos en México, entre otros lugares", continúa. La producción de invierno es difícil, pero se está trabajando para encontrar alternativas. La producción en invernaderos iluminados es una opción,y la producción con material vegetal refrigerado en Marruecos, España o Portugal también podría serlo.

Gracias al transporte aéreo, la producción en Marruecos es posible durante los meses de invierno. "Realmente no importa de dónde llegue el producto. Desde México, las moras también estarían en el muelle en 24 horas si se transportan en avión". Por otro lado, el transporte en camión lleva varios días desde Marruecos. "Pero la calidad y el sabor también son importantes en ese caso".



Producción iluminada en aumento
En cuanto a la producción, habrá dos tendencias decisivas, según Lowie. "La primera es que la producción tendrá lugar en zonas donde haya mano de obra disponible y sea asequible. La segunda, asegurar la cantidad y calidad, que dirigen hacia sistemas más avanzados", explica Lowie. La combinación de ambas, un invernadero avanzado en el sur, por ejemplo, es un acierto seguro. "Quizás tendremos que comprar un invernadero en Escandinavia para abastecer al mercado allí, pero depende del producto y la genética".

Los sistemas de producción muy avanzados, como la iluminación, van en aumento, aunque es importante tener mucho volumen. "Los precios no pueden mantenerse altos para siempre. Un buen producto se puede vender a precios más altos, pero también debe ser asequible para los consumidores, lo que requiere tener en cuenta los costes". Los precios pueden ser una razón para no comprar moras para los consumidores. "Ese es el resultado de las situaciones de nicho de donde provienen las moras. Al ofrecer a los retailers volúmenes más grandes, se forman precios extremos en el mercado", continúa. Las frambuesas están experimentando un desarrollo similar. Debido al mayor volumen, el mercado creció y los precios bajaron, pero debería y debe ser posible obtener algún beneficio también.



Sabor
"Nunca se deben ofrecer en los estantes moras que no sepan bien, porque los consumidores suelen dejar de comprar moras durante algunas semanas tras una mala experiencia", explica. "Todos en el sector de la mora debería estar trabajando en esto". Por lo tanto, lamenta que aún se sigan produciendo algunas variedades a pesar de no tener un buen sabor, pero con las que se puede ganar mucho dinero. "Es una pena cuando intentas construir un mercado. Es un mercado sensible, y se han vendido muchas moras de mala calidad a los consumidores".

En los últimos años, el mercado de mora ha crecido considerablemente, y puede continuar haciéndolo, "si logramos comercializar un buen producto", continúa Lowie. "Pero el mercado se puede romper con la misma facilidad ofreciendo un mal producto". Lowie apunta al Reino Unido, donde el mercado de la mora muestra una tendencia fluctuante. "Los altibajos tienen que ver con el producto que se ofrece. Tenemos que atrevernos y vender un producto que satisfaga los deseos de los consumidores".

Las variedades que no cumplen con los estrictos requisitos, ya que el sabor es importante, no se incluyen en el surtido. "Cada uno de nuestros envases es publicidad para el consumidor, por lo que debemos tener un buen producto. Eso significa que a veces no deberemos ofrecerlo, pero vender un producto que no es bueno es lo peor que se puede hacer". Lowie insta a todo el sector a escoger moras con buenas características alimenticias, y a no fijarse tanto en los cortos plazos. "Tenemos que construir un mercado, y las moras de mala calidad lo derriban".


Para más información:
Driscoll's
Lowie Claessens

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor