La exportación de manzana polaca a China no ha salido como se esperaba

Se suponía que China era un paraíso para los exportadores polacos de manzanas, uno en el que podrían vender su excedente de fruta tras el veto ruso. Este mercado también se suponía que sería el motor de inversión en la industria y su transformación; sin embargo, las cosas no han salido acorde al plan.

"En la campaña 2016/2017, las exportaciones de manzanas a China ascendieron a poco más de 1.000 toneladas; en la siguiente, es decir, de julio de 2017 a junio de 2018, cayeron a 6,5 toneladas. Dada la campaña promocional que se hizo en china y los tremendos esfuerzos que se han hecho para abrir este mercado, es un resultado muy pobre", dice Mariusz Dziwulski, experto de PKO Bank Polski.

El consorcio de productores Appolonia estuvo en el punto de mira. En junio de 2016, junto después de la entrada oficial de Polonia en el mercado chino, firmó una carta de intenciones con la Plataforma de Comercio China-Polonia para el envío de manzanas a China. Las perspectivas eran vender 40.000 toneladas de manzanas de mesa por un valor de 40-50 millones de dólares al año, probablemente el mayor contrato de la historia de la fruticultura polaca. Más tarde, se firmó otro contrato con Chongqing Jinguoyuan Trading, empresa especializada en la importación de fruta, pero los volúmenes y las cantidades finales no fueron los esperados.

Przemysław Błądek, miembro del consejo de Appolonia, explica que las exportaciones no se pudieron llevar a término a causa de problemas formales. "En la campaña 2016/2017, enviamos alrededor de 700 toneladas a China, pero esta pasada temporada hemos tenido las manos atadas. Había un problema formal. En China, la institución que firmó el protocolo de apertura del mercado ha cambiado. Como resultado, las autoridades no pueden expedirnos los certificados fitosanitarios necesarios para la venta de la fruta. Hemos tenido que vender cada vez más a Vietnam o Bangladés y abandonar China por el momento".

Esta temporada, según algunos expertos, debería ser muy interesante porque China se ha visto afectada por heladas. Según varias estimaciones, la cosecha local de manzana se reducirá en más de un 30 por ciento y los chinos producen muchísimo, así que tendrán que comprar manzanas de mesa y concentrarse en otra parte, y también exportarán menos. Por tanto, aunque Polonia no pueda enviar los productos, debería poder hacerse con parte de la cuota de China en los mercados mundiales.


Fuente: pb.pl

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor