La empresa Bereket Fide, sita en Aksu, Antalya, ha empezado a dejar de comprar y usar semillas estadounidenses en respuesta a las tensiones políticas entre los Estados Unidos y Turquía.

El propietario de la empresa, Mumin Sahin, promete que el descenso del valor de la divisa turca no afectará a sus precios y que a partir de ahora solo utilizará semillas obtenidas localmente.

El propietario señala también que ha habido un incremento de los pedidos de semillas de tomate y pimiento en comparación con el año pasado, debido a la mejora de las relaciones comerciales con Rusia, que sigue siendo el principal destino de exportación de los tomates turcos.

Fuente: CNN Turk