La temporada de la batata transcurre sin contratiempos en Apulia y el producto cada vez es más apreciado en los mercados y supermercados italianos, aunque los consumidores todavía no saben muy bien cómo usarlo.

"La calidad aumenta año tras año. Los rendimientos son satisfactorios pese a que el verano ha sido frío", explica un productor.

"Las temperaturas nocturnas han caído a tan solo 20 ºC, pero el cultivo necesita más calor y, sobre todo, luz solar. "Tenemos pensado ampliar la superficie para probar nuevas variedades, ya que la industria procesadora requiere mucho producto. También las batatas fritas están ganando fuerza".

"Casi toda nuestra producción está reservada. Los precios en origen son satisfactorios en estos momentos, aunque la competencia de los Estados Unidos y España es fuerte".