Michel Witmer:

"Estoy sorprendido con la cantidad de retiradas"

La Salmonella, la Listeria monocytogenes y las etiquetas incorrectas, han provocado que en los últimos meses el número de productos retirados haya sido considerablemente mayor que en años anteriores, lo que ha sorprendido a Michel Witmer, de Groen Agro Control. "¿Cómo es posible que estas cosas sigan sucediendo?", se pregunta. Como gerente de productos tiene muchas experiencias y habla sobre ellas en las redes sociales.

La mayoría de las contaminaciones no son necesariamente perjudiciales para la salud de los consumidores. Sin embargo, es diferente para el grupo YOPI (jóvenes, ancianos, embarazadas y niños). "Estos son los grupos vulnerables", explica Michel. Aunque éstos no hacen la diferencia para los retiros, pues toda la producción se saca del mercado. "Realizo un seguimiento de las retiradas utilizando internet y respondo a los informes en las redes sociales", dice. Algunos informes, como el ejemplo de un productor francés de alimentos para bebés, que se sabía desde hacía años que los productos estaban contaminados con Salmonella, le enfadan. "Todos hablan de certificados como HACCP, BRC o IFS, pero a pesar de todo esto, el sistema sigue fallando". Según él, los certificados se centran demasiado en la teoría y están demasiado alejados de las prácticas en los espacios de producción. “Parece ser que los productos no están bien validados. Las empresas deberían enfocarse en eso".

Las empresas entraron en pánico tras la retirada
Nadie está en contra de las inspecciones para garantizar que los productos estén limpios. Sin embargo, Michel ve cierto temor entre las empresas. "Las empresas no quieren poner en evidencia sus trapos sucios y que se sepa la verdad", explica. "Trabajamos con la más estricta confidencialidad de nuestros clientes, pero una experiencia negativa con un laboratorio comercial en el pasado puede ser un factor importante".

Después de las acciones de retirada relacionadas con patógenos como la Listeria y la Salmonella, el número de retiradas debido a un etiquetado incorrecto también aumenta. "Creo que se deberían realizar mejores inspecciones, y también en las grandes empresas”. Michel echa la culpa a la falta de conocimiento de los riesgos en el proceso. Las empresas deberían enfocarse mucho más en eso. "La cadena de supermercados holandesa, Albert Heijn, recientemente tuvo que retirar productos, lo que me sorprendió", ejemplifica. Como resultado de esa retirada, cuatro empresas contactaron con Groen Agro Control para programar inspecciones. "Eso en realidad lo explica todo. Esas empresas se asustaron, pero no deberían asustarse teniendo en cuenta todos los sistemas que tenemos, pues la seguridad alimentaria debería estar garantizada". Para señalar los riesgos en la cadena de suministro, Michel resume una serie de factores que podrían ser parte de la causa del problema. “¿Es un producto de invernadero o al aire libre? ¿Es producción holandesa o importación de Italia o España?“.

Para ciertos organismos, el verano cálido puede favorecer su desarrollo. "Ciertos organismos crecen mejor cuando las temperaturas son altas, pero ni siquiera deberían haber contaminaciones. Las temperaturas fueron altas, pero si no hay contaminación, tampoco puede crecer". Por otra parte, no toda Europa tuvo un verano caluroso. En el sur de Italia, por ejemplo, hubo mucha lluvia. “También tuvieron un verano inusual. Si el cambio climático continúa, causará muchos problemas en el futuro".

Los materiales antiguos no son suficientemente buenos
Sin embargo, la mayoría de las retiradas no son de productos sueltos, sino de procesados, incluyendo frutas y hortalizas cortadas. "Una vez se corta un producto, se libera la humedad y el azúcar, y eso puede ser un riesgo", dice Michel. Es por eso que el producto se lava a bajas temperaturas durante este proceso y por lo que las fábricas tienen todo tipo de protocolos. "Pero si el material ya está contaminado cuando ingresa a la fábrica, puede causar más problemas".

"Aparentemente, las cosas también salen mal en el procesamiento en las fábricas", dice Michel. La causa de una contaminación puede diferir según la situación. La calidad de los materiales es importante, pero también la habilidad de los trabajadores. "Cuando pueda echar un vistazo a una fábrica, podré señalar los puntos críticos y los riesgos". La excusa a menudo es: "Llevamos trabajando así veinte años". Pero Michel explica que las cosas no deberían ser así, que es una excusa. “Todos deberían estar al día. Los estándares en los retailers se han vuelto más estrictos y, como resultado, se espera que los productores se esfuercen más".

Dirección clara
Finalmente, Michel indica la vida útil extremadamente larga para los productos. "Cuando una ensalada tiene una vida útil de siete a diez días, te preguntas si de verdad seguirá siendo sabrosa". Además, los productos importantes se almacenan a la temperatura adecuada, pero a menudo ese es otro factor incierto.

Sin embargo, Michel no está decepcionado con la seguridad alimentaria en el sector de productos frescos. "El sector de productos frescos ha tenido mucho cuidado a través de GroentenFruit Huis", explica Michel. “Si sucede algo con algún producto fresco, GroentenFruit Huis se hace cargo”. Es una lección que el sector aprendió de la crisis de EHEC. La política estricta y los requisitos claros para los productos, en particular para la cosecha holandesa, lo han convertido en un sector seguro. "Hacemos inspecciones con los productores en los Países Bajos, y tengo que decir que, en realidad, siempre van bien", concluye Michel.

Para más información:
Groen Agro Control
Michel Witmer
Email: m.witmer@agrocontrol.nl
www.agrocontrol.nl   


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor