España: Endesa cultivará microalgas en Almería

Hace ahora 40 años que el Instituto Gregorio Marañón de Madrid se fijó en la luz de Almería para proponer la instalación de una planta de cultivo de microalgas, unos microorganismos tan desconocido entonces como lo es hoy la galaxia Guisante verde, recién descubierta desde Calar Alto.

Unos años después, Pescanova insistió con la presentación de un proyecto de instalación de cultivos de microalgas en las Salinas del Cabo de Gata que no vio la luz. La Universidad, las Palmerillas de Cajamar, el químico Ignacio Flores y empresas como Jarquil han vuelto a la carga varias veces para poner en marcha una actividad industrial de cultivo de microalgas, pero sin que haya cuajado ninguna de estas iniciativas.

Endesa acaba de anunciar ahora que está ya en ciernes la construcción, por fin, de una planta industrial para el cultivo y comercialización a gran escala de microalgas almerienses, criadas y crecidas frente a la playa de Carboneras.

La central eléctrica controlada por la italiana Enel cuenta desde hace años con una planta experimental junto a esa gran chimenea que se divisa desde todo el Levante almeriense, en la que se desarrolla un proyecto de investigación para la captura de una pequeña parte del dióxido de carbono (C02) generado por la actividad de combustión de los dos grupos generadores de la Térmica que se estableció en Carboneras en 1979, y su transformación en materia orgánica.

Dentro de las diferentes líneas de investigación que se están llevando a cabo, destaca la producción a escala industrial de microalgas marinas para crear biocomponentes alimentarios para consumo humano. En este proyecto participa un consorcio de siete socios entre los que se encuentra el Centro de Investigaciones Biológicas, Ainia, Mar Cristal Marilum, Neoalgae MicroSeaweeds Products, Novatec y la Universidad de Cádiz.

La producción de microalgas, microorganismos que necesitan mucha luz para crecer, alcanza ya en la planta de Endesa un volumen de una tonelada de biomasa. Las microalgas son los organismos vivos que captan más C02 y con ellas empezó la vida en la tierra, creando el oxígeno y el fitoplacton. Roberto Andrés, director de la planta, indica que “la microalga no es algo del futuro, sino del presente inmediato, a pesar de que su producción a gran escala y su generalización presenta aún complejidades”.

Palmira Guarnizo es la técnica que supervisa el crecimiento de estos microorganismos, “tenemos aquí en Carboneras unas ocho variedades, de agua dulce y salada”.

El cepario de las microalgas es un luminoso cuarto donde reposan probetas de color verde y marrón, donde los flagelos medran en medio de un agua que necesita que esté en continua agitación y burbujeo. De una de esas especies, la Nannochloropsis, se extraen unos pigmentos que se utilizan para los marcadores tumorales en los hospitales. De ella se obtiene también omega 3, proteína vegetal y puede ser utilizada para biodiésel.

Fuente: lavozdealmeria.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor