Robotización en el campo español

"Cuando aplicamos tecnología damos puestos de trabajo estables, y lo que tenemos ahora es temporal"

Robots "jornaleros" que recolectan fruta aún hay pocos en el campo español, pero la tecnología está echando raíces en la agricultura. En Nueva Zelanda acaban de probar con éxito un robot que lo hace con las manzanas, lo que supone un hito. Desarrollado por Abundant Robotics, la máquina es capaz de identificar visualmente la manzana a recolectar, recogerla sin dañarla y moverse de forma segura por el huerto. De hecho, es capaz de distinguir las diferentes variedades de manzanas, recogiendo solo un tipo, y reconocer cuáles están maduras.

"En España, a nivel de robotización en la recolección de la fruta de hueso y cítricos, aún estamos muy lejos de esta experiencia, aunque hay otros cultivos que sí se han actualizado, como la uva, para la que sí hay máquinas recolectoras", explica Ferrán Mata, director de la división Agro de Adecco. Con estas frutas el reto no solo está en elegir las que estén maduras, sino también las que sean "bonitas", tengan el tamaño adecuado y que no se golpeen durante la recolección. "El sector espera la robotización, sería un gran avance porque la mano de obra en la agricultura es un problema", dice Mata.

Cambio de perfil
De hecho, la introducción de nuevas tecnologías en los cultivos ya está cambiando el perfil del trabajador, de poco cualificado y temporal a otro con alta especialización y fijo. Porque los agricultores ya usan servicios satelitales que indican el grado de maduración de las cosechas, drones para controlar plagas, big data para medir el riego, los fertilizantes o la distancia a la que hay que cultivar. Es el caso de Matías Llorente, secretario general de UPA León y miembro de una comunidad de regantes. Ellos han contratado a un experto en teledetección, a un piloto de drones y a un analista de datos.

"Ya no hablamos del clásico regante, ahora se busca a gente especializada que lleve este tipo de proyectos. Se están desarrollando nuevos empleos y tenemos un mayor rendimiento, que es lo que nos permite crear nuevos puestos de trabajo", explica Llorente. De cara al futuro, Mata corrobora estas nuevas necesidades: "Necesitaremos gente más preparada, con mayor capacidad de aceptar la tecnología". El trabajo se ha hecho más complejo, por calidad, trazabilidad y competitividad. "Hay más tecnología en el campo de lo que parece".

Pocos dudan ya de la importancia de la introducción de las nuevas tecnologías en el mundo rural. El pasado viernes, el Gobierno presentaba el primer plan bianual de la Estrategia de digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural. Uno de sus objetivos es atajar la brecha digital, mejorar la conectividad y fomentar una alfabetización digital "fundamental" para las pymes que conforman el grueso del tejido empresarial en el territorio, según el ministros de Agricultura, Luis Planas.

Fijar población
Las previsiones del Ejecutivo estiman que seis de cada diez agricultores y ganaderos se van a jubilar en los próximos años, así que el reto es incorporar a jóvenes y mujeres de la generación digital. En opinión de Ferrán Mata, estas nuevas herramientas pueden ayudar a fijar población. "Cuando aplicamos la tecnología, damos puestos de trabajo estables, y lo que tenemos ahora es temporal. Acompañado de buenas conexiones y servicios, ayudará a ocupar los pueblos".

Por su parte, Matías Llorente corrobora que, tras su experiencia piloto de tres años con teledetección, drones y big data, el ahorro es "inmenso", pero también hace falta invertir en formación. "Lo más importante es que por fin la tecnología ha llegado al mundo rural. Parece que hablar de ello es hablar de despoblación, pero donde se usan estas herramientas la gente se está quedando. Con una pala y unas botas no se queda nadie".

Fuente: abc.es 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor