Intentando eliminar la mosca mediterránea de la fruta

Marruecos crea una red de vigilancia de plagas

El crecimiento continuo y el éxito del sector de los cítricos marroquí se han visto amenazados por la presencia de una plaga: la mosca mediterránea de la fruta. Es algo serio, ya que el cultivo y la exportación de cítricos juegan un papel importante en la economía de Marruecos, pues emplea a más de 13.000 agricultores y trabajadores agrícolas y produce exportaciones por valor de 300 millones de dólares al año.

El OIEA, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha ayudado a Marruecos a lograr su primera victoria en la campaña para reprimir a las moscas. Las contrapartes marroquíes han recibido, bajo un proyecto técnico del OIEA, la capacitación y el equipo necesarios para detectar y responder a cualquier incursión de otras plagas, lo cual es un requisito previo para la reducción de la mosca de la fruta mediante la técnica de insectos estériles (SIT), una técnica respetuosa con el medio ambiente que puede conducir a la supresión o eliminación de plagas de insectos.

Sin un sistema establecido para alejar a otras plagas, el uso exitoso del SIT llevaría a otras plagas a tomar su lugar en las fincas de cítricos.

Walther Enkerlin, experto en la División Mixta FAO/OIEA de Técnicas Nucleares en la Agricultura y la Alimentación, expresa: "Algunas de esas especies son tan difíciles de controlar como la mosca mediterránea de la fruta, por lo que darles la oportunidad de establecerse y después la ventaja de suprimir a la mosca del mediterráneo sería contraproducente".

A medida que las moscas del mediterráneo se establecieron en las plantaciones de cítricos y fincas de Marruecos, el volumen de las exportaciones de cítricos del país se redujo, debido a las disminuciones en el rendimiento causadas por el daño directo a la fruta, y al aumento de los costes de producción asociados con el uso de insecticidas y tratamientos poscosecha necesarios para la exportación de frutas.

Además, los agricultores han visto pérdidas indirectas debido a las restricciones de cuarentena impuestas por los países importadores y han enfrentado los costes ambientales causados por los insecticidas tradicionales de amplio espectro. Al mismo tiempo, la Unión Europea, que ha sido el principal mercado de exportación de los cítricos marroquíes, ha reducido cada vez más los niveles aceptables de residuos de plaguicidas en frutas y hortalizas, debido a las preocupaciones de seguridad alimentaria.

Fuente: iaea.org

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor