Abre el primer supermercado de alimentos rescatados de Australia

En el nuevo mercado de OzHarvest en Kensington, las zanahorias viejas y las latas de judías cuya fecha de consumo preferente ha pasado son tratados con respeto y dignidad. Tomates maduros y rosados, de lo contrario destinados al vertedero, se apilan orgullosamente. En el pasillo, las jugosas manzanas se organizan en forma de pirámide junto a las bananas.

Este supermercado de prueba va más allá de las etiquetas de venta y consumo preferente para atajar el desperdicio alimentario y su efecto en el medioambiente, y para combatir el hambre. Es el primero de este tipo en Australia. Todo es gratuito para quienes no puedan permitirse pagar por ello. O puedes hacer una donación de la cantidad que elijas.

La tienda ofrece una grama de productos entre los que se incluyen frutas y hortalizas frescas. Los lineales cambian de semana en semana, dependiendo de lo que se haya rescatado. Se invita a los clientes a donar lo que no quieran.

La iniciativa es posible gracias al espacio donado por la desarrolladora de propiedades TOGA.

El desperdicio es un problema enorme en todo el mundo, desde la moda hasta la alimentación. En Australia, el desperdicio alimentario cuesta una cantidad estimada de 20 millones de dólares anuales. Los consumidores australianos desperdician el 20% de la comida que compran y tiran una de cada cinco cestas de la compra de alimentos cada año. En el vertedero acaban 4 millones de toneladas de alimentos, donde se descomponen y emiten metano, un potente gas de efecto invernadero.

Uno de cada seis australianos afirma haber experimentado inseguridad alimentaria al menos una vez en los últimos doce meses.

La empresaria australiana responsable de OzHarvest, Ronni Kahn, opina que este supermercado es un paso en la buena dirección. "Cada vez que salvamos alimentos, ayudamos al planeta. Cada vez que usamos esos alimentos para alimentar a personas hambrientas, abordamos problemas sociales", afirma Kahn.

OzHarvest trabaja con más de 2.500 donantes de alimentos que priman la frescura por encima de todo. "Rescatamos alimentos que no pueden venderse en los supermercados y tiendas de alimentación debido a que han superado su fecha de consumo preferente, pero que siguen en perfectas condiciones para su consumo", añade Kahn. "Si algo ha caducado, no hay motivo para tirarlo".

Artículo completo (en inglés) aquí.

Fuente: Broadsheet


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor