Una temporada de sandías y melones insatisfactoria en Sicilia

La temporada de las sandías y los melones sicilianos comenzó con incertidumbre y no ha terminado precisamente de manera óptima. Debido a las condiciones meteorológicas de la primavera, marcada por las bajas temperaturas y numerosas precipitaciones (en cualquier caso no en consonancia con el promedio estacional), la producción se retrasó más de 20 días para las minisandías, sandías y melones amarillos.

Enzo Rametta

Enzo Rametta, conocido productor y distribuidor de sandías y melones, que opera principalmente en el este de Sicilia, habla acerca de la situación poco prometedora en la que se encuentra el sector en estos momentos.

"La temporada de las minisandías de este año comenzó en mayo con una excelente producción, pero con un retraso de 20 días debido a las adversidades meteorológicas. Los precios, inicialmente de 70/80 céntimos por kilo, se redujeron a la mitad después de solo 15 días, porque el consumo se vio frenado por la temperatura, cuyos valores no eran exactamente altos, así que la campaña terminó en el mes de junio con poca satisfacción", comienza Rametta.

"A continuación, la campaña de sandía comenzó a mediados de junio, con un rendimiento muy bajo, de nuevo debido al tiempo, que provocó que la fruta no madurara a tiempo. Desde el 15 de julio, finalmente conseguimos alcanzar el rendimiento adecuado en la producción. Fuimos testigos de una espléndida evolución en términos de volúmenes, pero, desafortunadamente, los precios cayeron, desde los 50/60 céntimos iniciales de junio a 30/40 céntimos a mediados de julio", continúa el productor.

"Este precio se mantuvo hasta mediados de agosto, que era el momento en que el mercado se saturó de productos, deprimiendo los precios hasta los 20/25 céntimos. Desde septiembre, las cotizaciones se han mantenido bajas, en torno a los 20 céntimos por kilo. Todavía habrá producción durante todo el mes, pero es una pena que la campaña haya sido así, porque hemos tenido y aún tenemos fruta de una calidad excepcional, con un nivel de azúcar muy alto y típico de la sandía de la Llanura de Catania".

A mediados de julio, la saturación en el mercado hizo que todos los precios cayeran
"En nuestra campaña de melón amarillo observamos una situación similar. La temporada productiva comenzó en la primera mitad de julio, caracterizada por un bajo rendimiento, siempre debido al tiempo. Los precios han sido mejores que los de las sandías. En la primera etapa de la campaña, se situaron entre 70 y 80 céntimos por kilo, pero el entusiasmo no duró mucho, porque casi se redujeron a la mitad después de solo dos semanas", informa el comerciante.

"Hay que destacar que a finales de julio hay cierta abundancia de todas las frutas y esto provoca la disminución general de los precios. Después de mediados de agosto, los precios del melón amarillo se redujeron aún más para terminar en 20/25 céntimos, debido a su vez a la baja demanda y a la presencia de productos procedentes de la región de Apulia", concluye Rametta.


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor