Entrada en vigor el 1 de noviembre

La Unión Europea instaura normas de emergencia para el ToBRFV

El virus rugoso del tomate (ToBRFV) tendrá estatus de cuarentena a partir del 1 de noviembre. Desde ese día, entrará en vigor una norma europea de emergencia en la que se contempla que deben hacerse públicos todos los casos de este virus en Europa. La decisión la tomó la Comisión Europea en julio. En el caso del tomate y del pimiento se tomarán medidas concretas, prohibiéndose la introducción y el movimiento del virus en la UE.

La asignación del estado de cuarentena al virus ToBRF ya había sido objeto de debate entre los expertos en virus hace algún tiempo, pues la toma de medidas estrictas no significa necesariamente que el virus se pueda eliminar en realidad. La destrucción de los cultivos en las empresas afectadas por el virus es laboriosa y costosa económicamente, y el virus no representa un peligro para los humanos. Este fue uno de los motivos por los que la Autoridad Holandesa de Seguridad Alimentaria y de Productos de Consumo (NVWA, por sus siglas en inglés), no defendiera inicialmente la concesión del estatus de cuarentena.

Eliminación
Ahora, bajo la presión de varios Estados miembros libres de este virus, se ha tomado la decisión a nivel europeo de conceder este estatus de cuarentena con el fin de evitar que el virus continúe propagándose. La exitosa eliminación del virus en las empresas alemanas infectadas el año pasado fue tomada en cuenta a la hora de tomar esta decisión. En los Países Bajos, existe en funcionamiento un protocolo de higiene.

Obligación de informar
Las medidas entrarán en vigor el 1 de noviembre para los productores de pimiento y tomate, así como para las empresas obtentoras y los viveros que trabajen con uno o ambos cultivos.

Los productores tendrán la obligación de informar. En caso de infección del virus ToBRF, tendrán que comunicarlo a la NVWA en los Países Bajos, o a una de las organizaciones designadas en otros Estados miembros. Cada uno de los Estados miembros tiene la opción de determinar cuáles serán las medidas a tomar ante la presencia del virus en los cultivos.

Inspecciones
Desde el verano pasado, la NVWA ha estado haciendo inspecciones en los Países Bajos en busca de ToBRFV a petición de la Comisión Europea. Hasta la fecha, se han visitado más de un centenar de empresas productoras de tomate y pimiento, sin hallar rastro de infección. De acuerdo con la organización internacional de protección vegetal EPPO, tanto los Países Bajos como Bélgica se encuentran libres de este virus.

No obstante, es algo que podría considerarse cuestionable, pues en estos dos países todavía no existe la obligación de informar. La NVWA ha respondido a los informes de la EPPO: "Existen indicios de una posible presencia en los Países Bajos, pero la NVWA no ha podido confirmarlo".

Propagación
Se ha confirmado el hallazgo de ToBRFV en países como Italia, México y Turquía en los últimos meses. En una empresa británica de cultivo de tomate con sede en Kent se detectó el virus en julio. El invernadero fue vaciado y permaneció así 14 semanas. Las pruebas llevadas a cabo en un laboratorio holandés confirmaron que se trataba, en efecto, del virus ToBRF.

Más recientemente, en agosto, llegó un informe de Arizona y California. Esta detección en concreto todavía no está presente en la actualización del mapa mundial de la EPPO. El virólogo vegetal Bob Gilbertson, de la UC Davis, señalaba que se había detectado ToBRFV en tomates importados de México, donde el virus está presente desde 2018.

Más pruebas de laboratorio
Para las empresas de obtención y propagación también se aplica el estatus de cuarentena, como es natural. Las semillas de tomate y pimiento tendrán que estar libres de ToBRFV o tener origen en zonas sin presencia del virus, tanto antes de entrar en la UE como antes de salir al mercado. Por lo tanto, se necesitan más pruebas de laboratorio. Los laboratorios de los países de origen de las semillas, como Perú, pueden esperar una mayor carga de trabajo.

La norma de emergencia es acorde al nuevo pasaporte fitosanitario europeo, que entrará en vigencia el 14 de diciembre, en el que se hará también un mayor énfasis en la trazabilidad del material de partida.

Plantum, la organización sectorial holandesa para las empresas del material de partida vegetal, y la Asociación Europea de Semillas han tratado de conseguir la opción adicional de hacer las pruebas a la llegada, pero es una solicitud que no se ha concedido. Con esta opción, las pruebas se habrían hecho en el país de destino en lugar de en el país de origen.


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor