Clementinas italianas en mínimos históricos

La situación que atraviesa la producción italiana de clementinas se resume pronto: "Estamos en una montaña rusa. El año pasado llegamos al punto de máxima producción; este año, sin embargo, estaremos en el nivel mínimo", comenta el científico especialista en cítricos Francesco Perri (a la derecha), experto en el sector y consultor de varias compañías citrícolas.

El año pasado, de hecho, la producción fue muy abundante, aunque con una gran cantidad de fruta de pequeño tamaño. Este año, la imagen es diametralmente opuesta, con casos límite: "Hay quienes producirán solo unas pocas toneladas por hectárea. Con rendimientos así, probablemente no valdrá la pena recolectar", subraya Perri, quien reitera que la cifra global será trágica.

"Después de las inspecciones realizadas en las principales áreas de producción del sur de Italia, es decir, Calabria, Apulia y Basilicata, se estima que habrá entre un 70 y un 80% menos de clementinas de buena calidad. La disminución drástica de la producción afectará a todas las variedades, tanto tempranas como tardías, y en todo el calendario de comercialización que abarca desde finales de septiembre hasta febrero".

No solo hay escasez de clementinas 
En este escenario sombrío, también ha habido un pequeño número de empresas que han logrado manejar una situación en la que entra en juego una fuerza mayor: "La naturaleza dicta las reglas del juego cada año en la agricultura. Pero los que han actuado con eficacia y han sabido organizarse a tiempo tendrán menos motivos para lamentarse", subraya el experto.

Además de las clementinas, se ha anunciado una posible disminución en otros cultivos de cítricos, aunque con porcentajes moderados. En cuanto a las naranjas, se espera alrededor de un 30% menos de la variedad Navel. Sin embargo, dada la menor carga de fruta en los árboles, los tamaños deberían ser interesantes. Incluso las naranjas Tarocco sicilianas podrían experimentar una reducción de alrededor del 30%.

Un árbol desbordante de clementinas en la campaña anterior... solo un recuerdo del pasado.

En la temporada 2019 también se han registrado reducciones en la producción de otras frutas, como las uvas de mesa, kiwis, peras y manzanas. Sin embargo, Francesco Perri señala: "El mínimo esta temporada lo registran las clementinas. Ya hemos informado sobre esta situación a los compradores de la gran distribución. Está claro que, para ellos, la alternativa será recurrir a España para el suministro de clementinas este año, también porque en algunas zonas en Italia, lo poco que queda en las plantas muestra daños por granizo".

"Entre las diversas áreas de producción, va un poco mejor en la Llanura de Síbari en Calabria, especialmente en las zonas más adecuadas para este cultivo, mientras que en la Llanura de Rosarno hay bastante reducción, al igual que en las áreas principales de la región de Apulia. Las zonas que se salvan, este año, son realmente pocas y ha sido solo porque han implementado técnicas especiales de producción a lo largo de los años, en áreas aptas para el cultivo de clementinas".

El experto quiere subrayar que los altibajos en la agricultura siempre han existido. El problema es, en todo caso, cómo manejar la situación a tiempo y de la manera correcta: "Mi padre, que tiene noventa años y quien siempre ha trabajado en agricultura, no se extraña de que haya cosechas como estas. Sin embargo, está claro que, especialmente en tiempos de crisis, o cambias de mentalidad o corres el riesgo de no tener más esperanzas".

"En Italia, especialmente en el sur, tenemos un inmenso patrimonio que está constituido por la enorme biodiversidad de los cítricos, porque a nivel geológico hay una complementariedad entre las diversas áreas. Por lo tanto, deberíamos saber aprovechar esta fortaleza; no obstante, me temo que la temporada de cítricos comenzará de nuevo en unas pocas semanas con operadores que no están preparados para enfrentar las emergencias a corto plazo y los desafíos de mediano a largo plazo".

Investigación e innovación, grandes desconocidos para la mayoría
El experto reitera: "Muy pocos confían e invierten en innovación, a pesar de la riqueza que poseemos. Tomo el ejemplo del Centro de Investigación CREA-OFA en la localidad siciliana de Acireale, que cuenta con una de las mayores colecciones de germoplasma del mundo. Hace un par de años, este organismo lanzó un programa de transferencia tecnológica, llamado Fast-Track, para involucrar a las organizaciones de productores en la prueba de nuevas variedades en las diversas áreas, con el fin de identificar las más interesantes. Las OP que se hubieran unido habrían tenido una vía rápida para la explotación comercial de las variedades más interesantes. De toda la Italia peninsular, hasta la fecha solo tres empresas se han unido a este programa".

"Nada comparable con lo que sucede en España, donde algunos grandes grupos del sector, que entre ellos son competidores comercialmente, se han unido para crear centros privados de investigación y ya han obtenido algunas variedades interesantes. Ya se presta especial atención a aquellas variedades con una vida útil adecuada para llegar incluso a los destinos más lejanos de ultramar, como China, Canadá o Estados Unidos".

El fitomejoramiento en el cultivo de cítricos tiene grandes implicaciones. Haga clic aquí para ampliar la imagen.

"La gestión de la producción es algo serio y tremendamente complicado, que incluye toda una serie de factores (información, conocimiento, método, organización, relaciones con las instituciones y las administraciones, colaboración e intercambio) que no deben subestimarse, sino intensificarse seriamente. Es necesario invertir no solo en investigación e innovación, sino también en la formación de técnicos que puedan hacer un seguimiento de las empresas en sus estrategias productivas y comerciales, y sobre todo en relación con lo que sucede en el extranjero. Sin embargo, lo que emerge es una resistencia muy fuerte a participar en cualquier proceso de cambio e innovación".

Perri concluye: “También en España, como ya se anunció (ver FreshPlaza del 10/09/2019), se espera una disminución en los rendimientos de producción. Probablemente habrá una reducción de alrededor del 50% en el segmento temprano de clementinas y del 20-30% en el segmento medio-tardío, que en cualquier caso no obstaculizará su comercio. De hecho, España podría sacar provecho del tamaño de la fruta. En los años 70 éramos los líderes de la franja mediterránea en términos de producción y exportación. Deberíamos preguntarnos en qué hemos fallado hasta ahora para haber perdido este puesto”.

Para más información:
Ing. agrónomo Francesco Perri
Móvil: +39 338 4164800
E-mail: f.scoperri@libero.it


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor