Crudas, cocinadas, cristalizadas, liofilizadas…

Las flores: nuevo superalimento en auge

"El consumo de flores no es algo reciente: los romanos ya comían flores de lavanda y rosas en tortillas. En la Inglaterra victoriana se alcanzó el pico de su uso en la gastronomía, principalmente en forma de salsas. Pronto serán un ingrediente habitual en las mesas de todo el mundo. Si hasta ahora no se han popularizado es por su rápida caducidad en fresco", nos explica Laura Carrera, CEO de la empresa Innoflower.

Laura lleva 6 años comercializando flores y según ella la demanda de este tipo de productos solo va en aumento: “El consumo de flores en Asia (China, Tailandia, India…) es muy común, nos llevan ventaja. Esos son posibles canales para el mercado español, especialmente para las flores con larga duración de vida (liofilizadas, deshidratadas, cristalizadas, en harina, etc.).

“Nuestra ventaja es el clima mediterráneo continental, idóneo para flores como el pensamiento mini. La manipulación de flores comestibles no se diferencia tanto de la de otros productos hortícolas y la elección de la variedad adecuada a cada climatología es vital”, continúa Laura.


Tagetes

Cristina Moliner, doctora en Farmacia por la Universidad San Jorge, comenta los resultados de su investigación sobre las propiedades de extractos florales y su bioactividad, es decir, los beneficios que aporta su ingesta a nivel antioxidante, neuroprotector y antimicrobiano: “De entre los resultados encontrados cabe resaltar la actividad antioxidante y antienvejecimiento, testadas in vivo sobre el organismo modelo C. elegans, de los extractos de violeta y pensamiento, así como su potencial neuroprotector, una bioactividad observada también en las flores de tagete. El extracto de flor de romero y de cebolla destacaron por su elevado poder bactericida, no solo en bacterias planctónicas, sino también en la inhibición de la formación de biofilms, hecho que le confiere una gran potencialidad como antibiótico”.


Tagetes

Según Cristina Moliner, es un alimento con futuro. “Muchos restaurantes de alta cocina llevan tiempo incluyendo las flores en sus recetas. Estas tendencias acaban bajando al lineal de los supermercados: hace nada Mercadona ha empezado a comercializar una ensalada de flores”.

“Desde la perspectiva de algo tan en boga como los superalimentos, incluso se pueden fabricar productos funcionales con unas características nutricionales excelentes o como complementos alimenticios para la tercera edad, puesto que las flores proporcionan nutrientes pero pocas calorías”, comenta la investigadora. Y añade que durante su investigación “algunas flores mostraron efectos de neuroprotección que vamos a seguir investigando, especialmente los efectos positivos en enfermedades como el alzhéimer”.


Pensamientos

Según Cristina Moliner, “el consumidor actual demanda alimentos que cuenten con propiedades beneficiosas para la salud adicionales a los nutrientes que contienen”. Sin embargo, “las investigaciones sobre las propiedades de las flores comestibles son escasas en comparación con otros grupos de alimentos”.

Cristina Moliner es doctora en Farmacia, investigadora en GI Pharma y autora de la tesis "Caracterización de la actividad biológica de las flores comestibles".

Laura Carrera es doctora especializada en biología reproductiva de flores y CEO de Innoflower.


Más información:
Laura Carrera, CEO
Innoflower
C/ Alejandro Bell 7-9
50014 Zaragoza
T: +34697162268
info@innoflower.com
www.innoflower.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor