Jorge Ramírez, director general de Camposol:

"Estamos trabajando en reducir nuestra huella hídrica en la producción de aguacate"

Camposol recientemente terminó la temporada de aguacate en Perú. Después de los altos rendimientos de la temporada pasada, los volúmenes en Perú este año han sido algo menores debido al efecto de la vecería del cultivo y, por lo tanto, Camposol espera que la oferta peruana aumente nuevamente para 2020. En Colombia, la empresa continúa centrándose en la expansión de ese cultivo. La zona sembrada actual es de 1.300 hectáreas y se espera que alcance una producción de 40.000 toneladas anuales de aguacate, es decir, un volumen similar al de la producción en Perú, para 2025. Juntando las ventanas comerciales combinadas de Perú y Colombia, la empresa está cada vez más cerca de poder ofrecer el producto durante todo el año.

Camposol gestiona más del 90% de sus frutas en su propio canal y está presente en más de 40 países. El cincuenta por ciento de los aguacates exportados se destinan a los Estados Unidos, el 35% a Europa y el 15% restante a Asia y al resto del mundo. En Asia, Camposol está muy interesado en Corea, un país con más de 50 millones de habitantes que recientemente abrió su mercado a los aguacates peruanos.

Jorge Ramírez, director general de Camposol, afirma: “La demanda de aguacate Hass continúa creciendo a una tasa anual del 4% al 5%. Los mercados más maduros, como los de Estados Unidos y Europa, consumen 3,1 kg y 1,8 kg per cápita, respectivamente. China tiene sólo un consumo per cápita de 0,3 kg, por lo que hay un enorme potencial que debemos fomentar allí durante los próximos diez años”.

Uno de los principales desafíos que enfrenta Camposol respecto a la producción de aguacate, pero también de otros productos, consiste en garantizar un sistema de riego sostenible. Por un lado, a diferencia de países como México y Chile, el suministro de agua para los campos sembrados en Perú proviene de proyectos de riego que transportan agua desde los Andes hasta la franja costera, por lo que la ausencia de lluvias no representa un riesgo para los cultivos. Por otro lado, y de acuerdo con la filosofía corporativa de Camposol Cares from Farm to Family (CCFFTF), la empresa es consciente de su responsabilidad respecto al cambio climático y, por lo tanto, está trabajando en medir y reducir su huella hídrica.

Durante cinco años y en colaboración con la organización SuizAgua, Camposol ha estado midiendo la huella hídrica de sus arándanos, aguacates y mandarinas, así como la huella de los procesos industriales de arándanos, aguacates frescos y mangos congelados. La empresa también participa en el programa Blue Certificate que lidera la Autoridad Nacional del Agua (ANA). En 2019, Camposol fue la primera empresa agroindustrial peruana en obtener el certificado.

“Todas esas iniciativas son parte de nuestra estrategia para reducir nuestros impactos en el ecosistema agrícola y, por lo tanto, utilizamos los recursos naturales de manera responsable, promovemos la eficiencia y la mejora continua de nuestros procesos y fomentamos la reutilización de recursos", agrega Jorge Ramírez.

 

Para más información:

Beate Löwe-Navarro      
Tel.: +49 421 591435
Email: bln@bln-communications.com               
www.camposol.com.pe


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor