Se prolonga la huelga: una atmósfera negativa en Rungis

Vincent Berlemont, encargado de comunicaciones y marketing en Desmettre, mayorista y multiespecialista en frutas y verduras en Rungis, confirma que el mercado está muy calmado en el momento actual, en lo que respecta al conjunto de los productos. "Hemos observado desde principios de diciembre un descenso de alrededor del 5% de la cifra de negocios, respecto al año 2018, así como una bajada del 7% en los márgenes, es decir, un descenso en los volúmenes de alrededor de 200 toneladas. En este momento, hay menos clientes en Rungis de lo que es habitual. La mayor parte de las rutas están bloqueadas desde primera hora de la mañana. Algunos clientes vienen a las 3 de la mañana para la apertura y reparten en seguida para no verse atrapados en los atascos".

Según Vincent, los clientes no vienen a Rungis porque el consumidor final no acude a los comercios, ni a los mercados, debido a las huelgas y a los problemas de transporte, así como también por causa del mal tiempo. "Se debe a la huelga, pero el tiempo también juega un papel importante. Hace frío y humedad, se producen inundaciones en muchas de las regiones de Francia y la gente va menos a los mercados. Por lo tanto, los clientes compran menos. Los proveedores también se ven afectados y no están contentos con la situación, ya que las rotaciones de mercancías se realizan a una menor velocidad. También han tenido problemas para realizar las entregas por los bloqueos en las rutas".

Impacto sobre las tiendas parisinas
Otro mayorista situado en Rungis detalla que el impacto es, sobre todo, muy fuerte en las tiendas parisinas. "Un gran número de nuestros clientes viven en los mejores distritos de París. De ahí proceden todos los manifestantes. Por lo tanto, ya no es posible transportar los productos. Mis clientes han pasado un fin de semana muy malo y se inquietan por el abastecimiento para las fiestas de Navidad".  

El mayorista añade que los consumidores no pueden circular en París para hacer sus compras. "Los que tienen coches van fuera de París. En consecuencia, la actividad de nuestros clientes fuera de la región de París es bastante dinámica. No se han visto afectados. En las afueras, algunas tiendas tienen incluso más trabajo de lo habitual".

Caen los precios
"En Rungis, hay una atmósfera negativa", cuenta un exportador holandés. "Hace 13 días que empezaron las huelgas. La actividad en los mercados, así como en la restauración, es muy calmada, lo que tiene un impacto en los mayoristas. El MIN está muy poco dinámico, y como no cuenta con muchos compradores debido al débil consumo, los precios de las mercancías caen, para intentar dar salida a las reservas".

"Para los mayoristas, la situación es muy difícil. Algunos de ellos ven que su cifra de negocios en este periodo ha bajado un 50%, mientras que normalmente, cuando se acercan las fiestas, el consumo debería ser dinámico".

Hoy todavía habrá manifestaciones en París, así como en toda Francia, y esta situación corre el riesgo de prolongarse hasta pasadas las fiestas de fin de año.


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor