Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Estos errores pueden provocar pérdidas durante el transporte

El negocio de las frutas y hortalizas frescas no es sencillo. Existe una dependencia constante de las condiciones meteorológicas y de lo bueno que sea el rendimiento ese año. Después, si transportas a otros destinos, debes asegurarte de que se lleve a cabo en las condiciones adecuadas para que la cosecha no se eche a perder. ¿Cómo garantizar que no ocurra nada durante el transporte?

“Una herramienta fundamental para una buena gestión del producto durante el transporte es un registrador de datos fiable. Sin embargo, en el mercado hay muchas opciones y no todas ellas son la correcta. Hemos hecho una pequeña investigación para comprobar el rendimiento de los registradores de datos disponibles en el mercado. Hemos encontrado numerosos productos inadecuados, en especial en lo que a fiabilidad respecta”, dice Austin Gu, de Cydiance.

Trazabilidad real
“En primer lugar, encontramos una diferencia en la manera de registrar la temperatura. Todos los registradores recaban datos de temperatura, pero hay dos opciones: un termistor NTC interno o un sensor digital. El termistor NTC es una opción mucho más económica, al precisar menos requisitos de soporte del sistema. Al mismo tiempo, el termistor requiere de calibración manual, lo cual lleva al menos dos horas para un lote pequeño, un proceso casi imposible en la producción en masa. Por su parte, el sensor digital es más caro y necesita mayores recursos internos para su funcionamiento, pero ya viene precalibrado. Para asegurar un perfecto funcionamiento, hay que garantizar un soporte de sistemas más estable, en especial en condiciones de baja temperatura y bajo voltaje, para que se siga registrando la temperatura”.

Rendimiento insuficiente a temperaturas bajas
“Además, los registradores de datos deberían funcionar en condiciones de mucho frío, dado que la mayoría del transporte de frutas y hortalizas frescas necesita temperaturas bajas. Si ocurre algo con el refrigerador y la temperatura cae demasiado, los datos del registrador son de la máxima importancia para ver lo que ha ocurrido”.


Un Cydiance C1 en uso intensivo en condiciones de congelación

“Hemos hecho un experimento y hemos probado diferentes registradores de datos para una temperatura de -18 grados. Todos estaban indicados para registrar temperaturas de entre -20 y -30 grados. Sin embargo, en las pruebas, el 80% fracasaron. No daremos ningún nombre para evitar malentendidos, pero es algo a lo que se debería prestar atención”.

Estrategia a prueba de errores
“Todos los dispositivos electrónicos cometen errores, por lo que es necesario poner en marcha una ‘estrategia a prueba de errores’ interna. Por ejemplo, prueba antiestática, compatibilidad, bajo voltaje, conexión inestable, etc. El registrador de temperatura USB debería estar preparado para todas estas coincidencias inesperadas y para asegurar que se mantenga la integridad del contenido”.


Una estrategia de protección de Cydiance C1 después de más de 24 horas en condiciones de temperaturas extremadamente bajas

“Este sencillo producto tiene un sistema muy complejo, tanto en hardware como en firmware, para garantizar que se repare solo cuando suceda algo. Y hasta hace poco no nos habíamos dado cuenta de la importancia que tiene esto, pues tenemos muchos clientes nuevos que nos cuentan esta mala experiencia con otras empresas. El registro de temperatura es sencillo, pero ofrecer datos completos y fiables nunca lo es”, concluye Austin Gu.

Más información:
Austin Gu
Cydiance Technology
Email: info@cydiance.com
https://cydiance.com/ 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor