Japón: Escasez de frutas importadas debido a los efectos negativos de la cuarentena en otros países

Las bananas y los mangos, además de otros productos, escasean en Japón, ya que la pandemia de COVID-19 ha provocado retrasos en la cosecha debido a los confinamientos, las reducciones de los vuelos y la consiguiente disminución de los volúmenes de carga. Esa situación ha llevado a algunos retailers a aumentar los precios de los productos.

En el distrito de Shinjuku, Tokio, los racimos de bananas de Filipinas se vendieron esta semana por 95  yenes, sin impuestos, en la tienda de frutas y hortalizas Shinjuku Yaoya. El precio es unos 20 yenes más alto que en febrero y marzo.

"Cada vez es más difícil conseguir bananas. Aunque subamos el precio, obtenemos pocos beneficios", dice Hidetoshi Aramaki, director general de la empresa que gestiona la tienda.

Según la Asociación de Importadores de Bananas de Japón, en Tokio, las importaciones de bananas filipinas, que representan alrededor del 80% de las bananas importadas a Japón, cayeron a finales de abril un 10% respecto al mismo período del año pasado. Eso se debe a la escasez de trabajadores para la cosecha y el envasado de la fruta, tras la medida del Gobierno filipino de imponer una cuarentena principalmente en las zonas metropolitanas a mediados de marzo, para restringir la circulación de las personas.

El precio al por mayor de las bananas filipinas se situó en 179 yenes por kilo en marzo, un 7% más que en marzo del año pasado y un 8% más que el mes anterior, según el Mercado Mayorista Central Metropolitano de Tokio.

Se espera que las bananas producidas en Ecuador, Perú y Costa Rica sustituyan a las filipinas, pero la disponibilidad de esos países también ha sido inestable.

Por otra parte, la demanda de la fruta tropical está aumentando debido a que los consumidores pasan más tiempo en casa. Las ventas de bananas en los supermercados de la zona metropolitana de Tokio han aumentado en un 23% del 1 al 10 de mayo, en comparación con el mismo período del año anterior, tras haber aumentado un 18% en abril.

La pandemia también ha afectado a la adquisición de otros productos. Showa Boeki Co., un importador en Osaka, suele importar productos como limas mexicanas y mangos tailandeses por vía aérea, que se suelen cargar en los aviones de pasajeros junto con el equipaje.

 

[100 yenes = 0,86 euros]

Fuente: the-japan-news.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor