Los científicos y productores de Nueva Zelanda intentan obtener una mejor banana

En Nueva Zelanda, las bananas son una de las frutas preferidas, y cada año se importan de países como Ecuador, Filipinas, México y Panamá por valor de más de 220 millones de dólares.

Las bananas producidas en Nueva Zelanda rara vez están disponibles a excepción de los mercados de unos pocos agricultores. Pero una asociación entre los científicos de AgResearch y los productores de Māori en Gisborne y Northland está intentando cambiar eso. El proyecto utiliza pruebas de ADN y plantas cultivadas en laboratorio para identificar la mejor variedad para la producción en el clima de Nueva Zelanda, y poder comenzar rápidamente a probarla.

La científica de AgResearch Jane Mullaney, en Palmerston North, dijo que los cultivos de prueba estarían listos para la cosecha a mediados del próximo año. Las bananas producidas en Nueva Zelanda siempre serán más caras que las importadas, expresó.

Pero tienen dos ventajas: son más sabrosas que la mayoría de las bananas que los neozelandeses conocen, y pueden ser cultivadas sin productos químicos porque los parásitos tropicales que evolucionan en las bananas no están presentes en Nueva Zelanda.

Las bananas del supermercado son variedades adecuadas para enviarse a todo el mundo, porque no se dañan fácilmente, pero también son unas de las menos sabrosas. Mullaney comentó que las variedades de banana que su equipo estaba ayudando a probar tenían un sabor más fuerte, con un toque similar al de otras frutas dependiendo de la variedad. "Por ejemplo, hay una con un poco de sabor a manzana y otra con un toque a albaricoque que sabe muy bien".

Los últimos cultivos de prueba en Northland y Gisborne han sido populares entre la comunidad, agregó. "Suelen agotarse antes de que los productores puedan llevarlas al mercado porque mucha gente llama a las fincas para pedirlas".

Los ensayos han surgido de un proyecto financiado por el Ministerio de Negocios, Innovación y Empleo que ha reunido a los científicos y a los productores de Tai Pukenga, en Gisborne. El objetivo del proyecto, de dos años de duración, era desarrollar una nueva oportunidad comercial para Māori y fortalecer los vínculos entre los neozelandeses y la comunidad en general.

Fuente: stuff.co.nz


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor