Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Universidad de Cranfield, Reino Unido

Láser y vibraciones para encontrar el aguacate perfecto

Comprobar la madurez de un aguacate apretándolo podría ser cosa del pasado si una universidad inglesa se sale con la suya. La Universidad de Cranfield ha desarrollado y probado una tecnología que consta de un láser y una pequeña vibración para conocer la frecuencia de resonancia de las frutas, que proporciona una evaluación fiable de la madurez sin dañar el aguacate.

La universidad dice que la técnica podría reducir los desechos hasta en un 10% y ayudar a satisfacer la demanda de los consumidores de frutas ready-to-eat. Según Cranfield, en la actualidad se desperdicia hasta un 30% del aguacate debido a los daños causados por las pruebas durante la clasificación, con una pérdida adicional del 5% en los retailers. La forma actual de comprobar la madurez es a través de un dispositivo neumático que oprime la fruta, o la comprobación manual.

La universidad ha adaptado una tecnología que se utiliza a menudo en las fábricas de automóviles para comprobar la uniformidad de las grandes piezas de ingeniería. El vibrómetro láser Doppler (LDV) emite un láser en la fruta para medir la luz refractada y utiliza pequeñas vibraciones para comprobar la frecuencia de resonancia.

Las vibraciones son causadas por un simple dispositivo de impacto automatizado que golpea la fruta. Se ha demostrado que la prueba de LDV predice con precisión la etapa de maduración del aguacate.

El director de Medio Ambiente y Agroalimentación de la Universidad de Cranfield, el profesor Leon Terry, diceque los frutos verdes crean una frecuencia más alta que los maduros, por lo que el equipo calculó la frecuencia perfecta para un aguacate maduro y la midió con precisión con la prueba de LDV.

"No dañar la fruta es una gran ventaja, y además se reduce enormemente el desperdicio. La prueba que hemos desarrollado podría extenderse a otras frutas", explica el profesor Terry.

La investigadora Sandra Landahl comenta que el equipo probó la precisión del LDV en una línea real, en condiciones de laboratorio. "El método tiene un gran potencial, pues proporciona medidas precisas de madurez sin dañar la fruta. Si se desarrolla, un simple sistema de 'semáforo' podría clasificar la fruta en maduras, para descarte o para almacenar, ayudando al sector a hacer frente a los residuos de alimentos en ese punto de la cadena de suministro", añade Landahl.

Como se explica en farmweekly.com.au, la Universidad de Cranfield está coliderando la nueva Red de Calidad y Desperdicio de Alimentos del BBSRC, una nueva iniciativa para vincular a los investigadores con el sector, y para encontrar soluciones para los enormes desafíos del desperdicio alimentario que enfrenta la cadena de suministro.

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor