España

La pitaya llega a la Serranía de Ronda

La creciente demanda de pitaya en los diferentes mercados llevó al productor malagueño Pedro Ductor a apostar por este cultivo y establecer una plantación de esta fruta tropical originaria de Centro América en el municipio de Ronda.

Tras realizar un exhaustivo estudio de su cultivo en Andalucía y de las condiciones térmicas que requería para crecer, hace ahora un año y medio Pedro puso en marcha una plantación de 1.500 ejemplares bajo cubierta, de carácter ecológico, donde cultiva tres variedades de pitaya: frutas con piel roja y pulpa blanca, frutas rojas y pulpa roja y frutas amarillas con pulpa blanca.

De momento, la plantación se encuentra en plena floración y formación de los frutos, por lo que dentro de poco recogerá su primera producción, aunque los primeros años suele ser inferior al resultado que se obtiene una vez que la planta es adulta. Para entonces que espera que la producción de pitaya de estas instalaciones oscile entre los 8.000 y los 10.000 kilos.

Entre las cualidades de la pitaya destacan su acción antiinflamatoria y su poder antioxidante, además de ayudar a la absorción del hierro, según explica este agricultor. Además, contiene ácido ascórbico, fenoles, es rica en vitamina C, contiene vitaminas del grupo B, tiene un alto contenido en agua y posee minerales como el fósforo, hierro o calcio. A ello se une que contiene fibra soluble y proteína vegetal. Además, las semillas, que son comestibles, son portadoras de ácidos grasos beneficiosos y ayuda a regular el tránsito intestinal.

Como suele ocurrir con otros cultivos de origen nacional y que cuentan con una gran aceptación en el mercado por su calidad, la mayoría de la producción va destinada a su consumo en el exterior. No obstante, Ductor se muestra esperanzado de que parte de la producción pueda quedar en la zona, ya que también existen importantes restaurantes que espera que puedan incorporarla a sus platos una vez que la producción se encuentre a pleno rendimiento.

En cuanto al coste, una pitaya de tamaño adecuado y que se encuentre en su punto de maduración se puede vender en la actualidad entre 6 y 7 euros el kilo, aunque en algunos mercados de grandes capitales su precio puede llegar a alcanzar los 17 euros por kilo. Un peso que no es complicado alcanzar, ya que una sola pieza puede superar fácilmente el medio kilo en sus condiciones óptimas.

 

Fuente: malagahoy.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor