Los primeros volúmenes de mandarinas tempranas italianas llegan a los mercados y parece que las bajas temperaturas de los últimos días están fomentando su consumo. "Hace unos días comenzamos con la cosecha de unos 1.500 árboles de Satsuma Miyagawa, la variedad con la que solemos abrir la campaña de cítricos. La demanda es alentadora y también los precios son satisfactorios y ligeramente superiores a los de 2019 (unos 0,25 €/kg en origen)", comenta Vincenzo Motola, dueño de la empresa homónima, que posee 30 hectáreas de cultivo de cítricos, ubicadas entre las regiones de Apulia y Basilicata.

"El calor de las últimas semanas ha retrasado la maduración y la coloración de la fruta, pero los volúmenes son buenos, al igual que la calidad de las mandarinas. La cosecha será un 20% más grande que la del año pasado y los tamaños son óptimos, gracias sobre todo a un correcto manejo del follaje".

"Un comerciante externo se encarga de comercializar toda nuestra producción en varios mercados mayoristas italianos. Para la cosecha de las otras variedades tempranas, tenemos que esperar todavía unos 7-10 días".

Además de las ya conocidas mandarinas Satsuma, hay una serie de nuevas variedades tempranas de origen español del grupo Prenules, que tienen un calendario de cosecha que se extiende entre finales de septiembre y principios de octubre.

Para más información:
Società Agricola Motola
Via Don Liborio Palazzo, 44
75024 Montescaglioso (Mt) - Italia
Tel.: +39 3338045596