CuteSolar

Desmontando los tópicos falsos sobre los cultivos de invernaderos solares

En las últimas tres décadas, los productores de cultivos bajo invernaderos solares han conseguido significativos avances cualitativos en la producción y comercialización. Todo ello ha permitido que estos cultivos gocen de los máximos estándares de calidad, sostenibilidad y seguridad alimentaria y su producción se guíe bajo las más estrictas condiciones de respeto a las personas y al medio ambiente. Gracias a estos progresos y a sus constantes mejoras, los invernaderos solares del sudeste español (Almería y Granada, con una superficie que abarca las 31.500 hectáreas) proporcionan alimentos saludables a 500 millones de europeos.

Con el ánimo de poner negro sobre blanco la realidad de los cultivos de invernadero, las organizaciones APROA, HORTIESPAÑA y EUCOFEL han elaborado este documento para desmontar los falsos mitos que proliferan sobre este sector.

Las frutas y hortalizas no saben a nada. FALSO
Curiosamente, gracias a la calidad de la tierra y del entorno, en los invernaderos crecen algunas de las frutas y hortalizas más sabrosas y apreciadas del mercado, como la variedad de tomates Raf, los pimientos dulces, la sandía sin pepitas o la amplia gama de hortalizas minis –pepinos, calabacines, berenjenas, pimientos o tomates cherry–, que se caracterizan, además de por su tamaño y color, por su dulce sabor.

Crecimiento artificial. FALSO
Almería y la costa de Granada son una de las zonas de Europa con más cantidad de horas de sol al año, un recurso inagotable y necesario, junto al viento, que garantiza el crecimiento de los cultivos. Moduladas convenientemente a través de sencillos pero eficientes sistemas de control climático, como la ventilación natural y el blanqueo de las cubiertas, luz y temperatura se reciben en cantidad adecuada en los invernaderos, directamente del sol y sin necesidad de recurrir a calefacción o iluminación artificial. Al contrario de lo que ocurre en los invernaderos de otras zonas europeas o extra comunitarios.

Las frutas y hortalizas maduran en camiones frigoríficos. FALSO
Los productos son recolectados de las plantas en el momento óptimo de maduración en función de los gustos de consumidores y mercados de destino. La alta competencia del mercado y las elevadas exigencias de las cadenas de distribución, cada vez más rigurosos con la calidad y el sabor, hacen indispensable que todos los productos lleguen al consumidor en perfecto estado de maduración y de consumo.

Estos productos son peores que los cultivados al aire libre. FALSO
En el campo almeriense se observa que la mayor parte de los agricultores (el 91%) cumple con sistemas de certificación o normas de buenas prácticas agrícolas que aportan una garantía y protección del consumidor acorde a sus demandas, tanto en términos de calidad, como de sostenibilidad como de respeto a las personas y el medio ambiente.

Son productos modificados genéticamente. FALSO
La mejora vegetal es un proceso natural que nuestros antepasados han realizado durante miles de años guardando las semillas de las mejores plantas y cosechándolas al año siguiente. Históricamente, la mejora estaba orientada a aumentar la productividad, mejorar la resistencia a las plagas o perfeccionar las propiedades organolépticas de los frutos.

Abuso de pesticidas o uso de pesticidas ilegales. FALSO
Almería es un referente mundial en la utilización de fauna auxiliar, una técnica que consiste en la suelta de insectos y ácaros depredadores sobre los cultivos para acabar con las plagas que les amenazan. Esta práctica, conocida como control biológico, es natural, respetuosa con el medio ambiente y reduce significativamente la aplicación de plaguicidas.

Se emplea a mano de obra ilegal y se contrata a inmigrantes en peores condiciones. FALSO
La inmigración ilegal es, sin duda alguna, uno de los principales problemas y retos a nivel de la UE por su estrecha relación con la economía sumergida y el consecuente incumplimiento de las condiciones laborales establecidas. Actualmente, el sector de los invernaderos solares genera 45.000 empleos directos (un 65% de ellos son trabajadores inmigrantes legales de más de 100 nacionalidades) y 100.000 indirectos.

Industria contaminante. FALSO
Esta aseveración persigue desde hace años a esta industria, sin embargo, los datos claramente indican lo opuesto. La producción de frutas y hortalizas bajo invernadero solar una de las que menor huella de carbono presenta por kilo de producto, comparado con la práctica totalidad de cultivos y métodos de producción.

En España, el sector de la agricultura únicamente genera el 7% de los residuos plásticos, muy por debajo de los envases domésticos (30%), el envase industrial (19%), la construcción (11%) o la automoción (9%).

Además, en el caso específico de los plásticos utilizados para cubrir las estructuras de los invernaderos solares, el porcentaje de reciclado alcanza el 80% y fundamentalmente se usa para fabricar mobiliario urbano, bancos, papelera, contenedores de basura, capazos para la recolección hortofrutícola, maceteros o, incluso, combustible líquido. Además, estas cubiertas de plástico de color blanco contribuyen a frenar el cambio climático gracias al efecto albedo.

Por si esto no fuera poco, debido a que las plantas acumulan grandes cantidades de carbono, cada hectárea de los invernaderos solares es capaz de absorber entre 8 y 10 toneladas anuales de CO₂, o lo que es lo mismo, la emisión diaria de 8 coches.

Contaminación visual. FALSO
Pese a que el paisaje de Almería está estrechamente ligado a los campos de invernaderos solares (pueden verse incluso desde el espacio), lo cierto es que las hectáreas invernadas solo suponen el 3,4% del territorio.

Uso irracional del agua. FALSO
En una provincia donde el agua, recurso esencial para los cultivos junto al sol, es un bien escaso, su uso se ha aprovechado y optimizado al máximo. Es por ello que durante los últimos años se han introducido técnicas planificadas para reducir el consumo de agua, lo que ha convertido a la zona en la superficie de regadío más tecnificada y eficiente de todo el territorio nacional. Almería consume la mitad de agua que la media del resto de la agricultura española, con una huella hídrica hasta 20 veces menor.

Para más información:

CuteSolar
www.cutesolar.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor