Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Frédéric Champion, de Pomleg

"Tenemos que felicitar a los comerciantes que, durante la crisis, trabajaron duro para alimentar a la gente"

Mientras la crisis del coronavirus sigue sumiendo al mundo entero en una situación totalmente desconocida, Frédéric Champion, de la empresa Pomleg, en el MIN de Rungis, quiere rendir homenaje a los hombres y mujeres que arriesgaron sus vidas durante varias semanas para alimentar al pueblo de París.

"Hay que señalar que la región de Isla de Francia tiene una capacidad de autosuficiencia muy limitada. Si el MIN de Rungis cesara sus actividades, el departamento solo sería autosuficiente durante tres días. Por eso no podemos cerrar, a pesar de la crisis sanitaria".

Frédéric hace un repaso de los principales acontecimientos del primer período de confinamiento, que impulsaron a los profesionales del sector a adaptarse rápidamente para seguir satisfaciendo las necesidades básicas de la población de Isla de Francia: "Pasamos dos etapas. En primer lugar, la primera declaración del presidente el jueves 12 de marzo, en la que anunciaba el cierre de las escuelas el lunes. Ante eso, predijimos inmediatamente un aumento del consumo en casa, ya que los adultos se quedarían para cuidar a los niños. Así que empezamos a organizarnos con eso en mente".

Léo, Isa y su hijo

"Una pequeña tienda no puede servir a los 4.000 habitantes de una región"
"Ya el viernes por la noche, notamos que nuestros clientes empezaban a hacer compras compulsivas. Personalmente, sabía que los restaurantes estaban a punto de cerrar, pero no creía que los mercados al aire libre fueran a cerrar también. Hay muchos de ellos en París. Fue justo después del anuncio del cierre de los mercados al aire libre cuando experimentamos una gran tormenta en Rungis, que reflejaba el miedo del consumidor a no tener suficiente comida, sin saber lo que pasaría al día siguiente".

"Creo que la gente malinterpretó lo que pasó, pensando que todas las tiendas cerrarían, pero hay una cosa que debe quedar clara. Los supermercados en París y los suburbios no están tan extendidos como en la provincia. Muchos consumidores se abastecen en los mercados y en las pequeñas tiendas de los barrios. Con el cierre de los mercados, imagina el flujo que se puede tener en los minimercados de los pueblos en una zona de 4.000 habitantes, con todas las dificultades de abastecimiento que eso implica".

"Los comerciantes han demostrado gran resistencia y adaptabilidad"
"Ante este problema, los alcaldes de los pueblos se acercaron a los vendedores ambulantes y les preguntaron si era posible vender en casa, porque, de lo contrario, nos dirigíamos al desastre. Aquí es donde nuestros clientes, que suelen comprar en el mercado y que vieron cómo lo cerraban de la noche a la mañana, estuvieron alerta y mostraron una gran resistencia y una admirable capacidad de adaptación. Teniendo la oportunidad de mantenerse en contacto con una parte de su clientela, comenzaron a realizar ventas de productos frescos puerta a puerta, lo que requirió una reorganización total. El boca a boca hizo el resto". (En la imagen, Nader)

"A partir de ese momento, los alcaldes de los municipios facilitaron directamente los contactos de los comerciantes dispuestos a recibir pedidos a través de las páginas web de los ayuntamientos. Como resultado, nuestros clientes siguieron acudiendo al MIN para abastecerse".

"Recibir los pedidos de los consumidores el día anterior, llegar muy temprano a Rungis, a las 3.00 a. m., para comprar, luego viajar docenas de kilómetros durante el día para entregar los productos en las casas de los clientes, para finalmente terminar su jornada a las 10.00 p. m. Todo eso se hizo sin ninguna protección (guantes, mascarillas, gel) al principio. En ese momento, estábamos viviendo una confusión total, y los comerciantes actuaron con todo el peligro que suponía".

"Estábamos en un momento de guerra y en el frente"
"Tenemos que rendir homenaje a las personas que están entre los verdaderos héroes del confinamiento. Nuestro presidente había anunciado que estábamos en un tiempo de guerra, y que estábamos entre los que estaban en el frente. Hay gente que realmente lo dio todo, y hay que considerar que ese período duró dos meses y medio". (En la foto, Xavier)

"Tengo una clienta, Marie, que es una comerciante que trabaja solo con su hermano. A veces incluso tuvo que contratar a su marido, que trabaja en el MIN, para ayudarle con las entregas. Me dijo que no podría durar mucho más si las cosas seguían así. Además de esos días estresantes en los que solo dormía dos o tres horas por noche, hay que añadirle la presión del contexto, los pedidos, los precios y la calidad de los productos a gestionar, y tenía que cuidar de los niños. Su vida cotidiana se hizo más difícil durante ese período. Fue terrible para muchos y no hay que descuidar el impacto psicológico que dicho período podía acarrear. Vivimos bajo constante estrés durante dos meses y medio".

Para Marie (en la foto), aunque fue una época llena de ansiedad y surrealista, también fue increíblemente humana. "En cuanto se anunció el confinamiento, se nos presentaron dos opciones: cumplir con nuestro deber de alimentar a la población o posicionarnos como espectadores y esperar a que la situación mejorase. Nuestros queridos mayoristas de Rungis respondieron a la situación, estuvieron siempre presentes, atentos y benévolos. La ayuda mutua entre comerciantes y proveedores fue real. La confianza ha sido un elemento esencial para sobrevivir a esta crisis. Todos tuvimos que adaptarnos a las difíciles condiciones de trabajo creando normas de salud y seguridad lo mejor que pudimos. Ha sido un período que esperamos poder dejar atrás, pero que ha fortalecido las asociaciones profesionales para la comodidad de nuestros clientes. Me gustaría agradecer a nuestros proveedores de Rungis su presencia y su profesionalidad constante".

"Se ha hecho mucho ruido en torno al personal sanitario, y creo que es genial. Pero no debemos olvidar a aquellos que también han mostrado su compromiso durante este difícil momento. El personal médico ha salvado vidas y nosotros hemos hecho posible que la gente siga viviendo", concluye Frédéric.

Para más información:

Frédéric Champion
Pomleg 
Tel : +33 6 69 55 58 35
contact.pomleg@gmail.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor