Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Vicente Tejedo, de IVIA:

“La nueva mandarina tardía Murina podrá competir perfectamente con las variedades de club”

La innovación varietal en el segmento de las mandarinas ha adquirido una gran importancia en los últimos años, en los que las variedades de club han cobrado cada vez más protagonismo en el panorama citrícola español, no solo por la calidad organoléptica de la fruta, sino por los altos niveles de rentabilidad que ofrecen a los productores.

Uno de los organismos que también ha estado avanzando en la obtención de variedades de mandarina con las que ofrecer nuevas opciones de producción a los agricultores ha sido el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), que en colaboración con AVASA ha desarrollado la mandarina Murina.

“Murina es una mutación de Murcott obtenida a partir de la irradiación de yemas”, explica Vicente Tejedo, jefe de sección de Citricultura del Servicio de Transferencia de Tecnología del IVIA. “Ha despertado bastante interés porque es una variedad tardía que puede competir perfectamente con las variedades de club. Se puede recolectar desde mediados/finales de febrero hasta el mes de abril, es decir, en el mismo periodo que otras mandarinas como Leanri o Nadorcott”, señala.

Esta nueva variedad, un 80% del IVIA y un 20% de AVASA, es libre, como explica Vicente. No está sujeta a royalties elevadas como las variedades de club, aunque el precio de sus plantones es alrededor de dos euros más caro que los plantones de variedades libres. Esta diferencia de precio se destina tanto al vivero como a nuevos proyectos de investigación de ambas instituciones.

Una alternativa a la Clemenules
La mandarina Murina está llamada a ser una alternativa viable para los citricultores de la Comunidad Valenciana, donde se cultiva mayoritariamente la Clemenules. “De todo el grupo de mandarinas, más del 60% en estos momentos es Clemenules, ya que no hay ninguna variedad con tal nivel organoléptico”, señala Vicente Tejedo. “Sería interesante por parte de todo el sector, tanto de cooperativas como de exportadores privados, diversificar esa oferta y que no se concentre todo en una sola variedad. Además, la Clemenules tiene un periodo de comercialización muy corto, que empieza a mediados/finales de octubre. El año que hay mucha producción, como ocurrió hace dos temporadas, los precios se hunden”, recuerda.

“Por otro lado, otros factores como los patrones usados, sobre todo el Carrizo, que es el utilizado actualmente, o el aumento de la temperatura asociado al cambio climático también están contribuyendo a que toda esa producción se concentre en un máximo de dos meses y medio, haciendo que los precios se resientan”, añade. “La variedad Murina puede solventar muy bien este problema”.

Otra característica importante de la variedad obtenida por el IVIA y por AVASA es que es compatible con la cría de abejas al presentar una baja viabilidad del polen y no desarrollar semillas, al contrario de lo que ocurre con otras variedades híbridas de club, que llegan incluso a precisar el uso de mallas antiabejas para evitar la polinización, indica Vicente.

“Su calidad organoléptica además es excelente”, subraya. “La Murcott es una variedad de una calidad y de un sabor excepcionales, lo que pasa es que tiene muchas semillas y por eso no es comercial. Pero por eso todos estamos trabajando en híbridos de esta mandarina. De hecho, la Nadorcott es un híbrido de Murcott, al igual que la Leanri, y la Spring Sunshine es una Murcott irradiada”.

Últimas variedades desarrolladas por el IVIA
Además de la mandarina Murina, el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias tiene otras dos variedades exitosas de mandarinas en el mercado: la Safor, un híbrido triploide obtenido por polinización controlada entre el mandarino Fortune y el mandarino Kara, y la Neufina, una mutación de Clemenules obtenida por irradiación de yemas.

“Ambas son variedades muy interesantes”, puntualiza Vicente. “Concretamente la recolección de la Neufina se lleva a cabo de enero hasta mediados de febrero, y enlaza con la Murina, cuya recolección comienza a finales de febrero y se prolonga hasta el mes de abril. Estas dos variedades pueden ayudar bastante a diversificar la oferta del productor, a un precio asequible, compitiendo perfectamente con las variedades de club”, señala.

Gran interés por parte de los agricultores
La variedad Murina ya se está vendiendo por parte de los viveristas y de los viveros de AVASA. “La Murina ya se comercializó el año pasado, aunque aún hay muy poca superficie plantada, entre 60 y 80 hectáreas. De hecho, en los datos estadísticos de la Consejería todavía ni aparece”, explica. “Sin embargo, los viveristas están viendo mucho interés en esta mandarina. A medio plazo la Murina será una variedad de peso en el mercado”, augura Tejedo.


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor