Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las bananas enfrentan su propia pandemia

La enfermedad fúngica causada por el hongo del suelo Fusarium oxysporum f. sp. cubense (Foc) denominada Fusarium Tropical Race 4 (TR4) podría llevar a la extinción a la fruta más consumida del mundo tal y como la conocemos: la banana.

El 99% de las bananas que se venden internacionalmente pertenecen a la variedad Cavendish, muy susceptible a la cepa TR4. Anualmente el consumo de esta variedad asciende a nivel global a 80 millones de toneladas, que producen 5.000 millones de árboles en todo el mundo.

"Debido a la homogeneidad genética de las variedades de banano que actualmente utilizan las industrias de exportación, la enfermedad puede convertirse rápidamente en una pandemia que puede devastar una gran fracción de las plantaciones de banano", explica a Metro Hervé Vanderschuren, profesor del Departamento de Biosistemas de KU Leuven, Bélgica.

Por ello "necesitamos desarrollar un enfoque múltiple para hacer frente a la enfermedad que se base en diferentes técnicas, tales como agrosistemas innovadores que mejoren la salud del suelo (agroforestería por ejemplo), una mejor caracterización y explotación de la diversidad natural (aprovechando las colecciones internacionales de plátanos como la Bioversity Banana Collection disponible en Lovaina, Bélgica) así como la aplicación de enfoques genéticos como la edición del genoma por CRISPR/Cas para generar rápidamente variedades de plátanos resistentes a la enfermedad".

"Actualmente los investigadores están identificando y caracterizando la resistencia natural en las colecciones de bananas con el objetivo de utilizar esos mecanismos para hacer que la actual banana de desierto sea resistente a la TR4", señala el profesor Vanderschuren.

Tres décadas de lucha
A principios del decenio de 1990, los agricultores de Malasia e Indonesia empezaron a informar de que sus plantaciones de Cavendish estaban muriendo a causa de un patógeno desconocido. La enfermedad se propagó con una velocidad asombrosa. Primero, las hojas de unas pocas plantas se marchitaban y amarilleaban. En el plazo de un año, un tercio de los árboles tendrían la enfermedad. Un año más tarde, toda la plantación fue exterminada. El culpable fue identificado finalmente: TR4, un hongo que vivía en el suelo, persistiendo allí durante décadas, impermeable a los aerosoles químicos.

Pronto se extendió a las naciones circundantes de todo el mundo. El año pasado, finalmente llegó a América Latina –el mayor exportador de bananas del mundo– lo que llevó a Colombia a declarar una "emergencia fitosanitaria".

El Cavendish no tiene resistencia a TR4, y los agricultores tienen pocos tratamientos disponibles, si es que tienen alguno. En este punto, cuando el TR4 ataca un cultivo de banana, el agricultor abandona toda la superficie de tierra y comienza de nuevo en una nueva parcela. Es solo cuestión de tiempo antes de que no quede tierra limpia para plantar los plátanos Cavendish.

 

Fuente: metrolatam.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor