Gerard Mostert, de Betrex (España):

"La falta de turistas este año ha afectado a nuestras importaciones"

Gerard Mostert es un proveedor de servicios de logística, propietario de la empresa Betrex, ubicada en España. Por lo tanto, las distintas estaciones del año desempeñan un papel relevante en su negocio, compuesto en más de un 80% de las exportaciones de frutas y hortalizas. "Los veranos suelen ser tranquilos para nosotros. En agosto y septiembre, con frecuencia nos limitamos a las importaciones holandesas y a algunas frutas y hortalizas que están de temporada en España".

"Conduzco a casa entre los campos españoles desde mi oficina en Gandía (al sur de Valencia) y veo las primeras naranjas pequeñas colgando de los árboles. Entonces ya empiezo a tener ganas de que llegue el ajetreo del otoño, cuando podemos transportar otra vez productos españoles de sobra, desde Huelva, en el sur, hasta Cataluña, en el norte".

Gerard Mostert

Verano más tranquilo
No obstante, para Gerard este verano ha sido más tranquilo que nunca. "Este año han llegado menos tomates, lechugas e importaciones de ultramar al Puerto de Róterdam. Creo que ha sido un resultado directo del coronavirus que se está apoderando de Europa. España ha perdido millones de turistas este año, y esas personas suponen una parte considerable del consumo en esa época".

"El zumo de naranja recién exprimido es un ejemplo de esto. La mayoría de los turistas no tienen ni idea de que las naranjas que exprimen en España a menudo las suministramos nosotros desde los Países Bajos. Los españoles lo saben y prefieren la fruta de temporada como los melones. Por lo tanto, la COVID-19 ha afectado sobre todo al canal horeca español. Por lo que veo a mi alrededor, las visitas a los restaurantes han caído un 20 o 25%. Yo mismo he cenado fuera un 90% menos. Esto viene a demostrar el impacto de este virus".

Exportaciones a la par
Betrex mantuvo unas buenas cifras de importación hasta el verano. "No podemos quejarnos de nada a ese respecto", reconoce Gerar. "Y eso incluye también el transporte de frutas y hortalizas. También seguimos importando algunas mercancías para industria para varios clientes regulares, pero la pandemia del coronavirus lo ha frenado por completo. Aun así, no creo que debamos quejarnos".

"Los conductores lo están pasando peor, sobre todo cuando hacen viajes internacionales. Por ejemplo, no es fácil encontrar un lugar de descanso o baños decentes durante la ruta, porque muchos están cerrados. Hay otro problema, en especial en Cataluña, done el Gobierno ha cerrado, una vez más, todos los restaurantes".

De camiones completos al grupaje y entregas just-in-time
Gerard también ha visto cambiar al mercado. "Hace cinco, diez años, los clientes solían hacer pedidos de camiones enteros de naranjas y mandarinas un lunes y recibían un nuevo envío de España un jueves. Si nos hacían un pedido de diez palés, digamos, siempre podíamos ofrecer doce, si así encajaba mejor con la carga restante. Por tanto, llenabas el camión, y normalmente sin ningún problema, además".


Oficina en España

"Ahora ya no funciona así. Si los clientes encargan diez palés, son diez y se acabó. Ahora las entregas también son más fragmentadas a menudo. Los clientes quieren abastecerse de productos españoles cada día. Hoy por hoy, no es fácil comprar una carga de camión completa. Como proveedores de servicios de logística, la tendencia de la entrega just-in-time nos hace depender mucho más de planificar el grupaje hacia el norte. Esto complica mucho más nuestro trabajo como transitario, porque hay que encajar mucho unas cosas con otras".

"A veces hay que hacer desvíos también. ¿Qué ocurre cuando, por ejemplo, una remesa de hortalizas frescas está lista para cargarse más adelante a lo largo de la ruta, pero aún hay que preparar una carga en el sur? ¿Esperas o conduces kilómetros de más para cumplir con el horario? El personal que trabaja con plazos a veces tiene problemas con esto, pero siempre lo llevan todo a buen puerto. Por suerte, hoy por hoy no estoy tan preocupado con este tema", se ríe Gerard.

¿En tren?
El transporte por carretera es flexible, así que se presta bien a estas entregas just-in-time. Sin embargo, recientemente, otros medios de transporte, como el tren, se tienen cada vez más en cuenta. Pero Gerard señala que no se puede concluir que los envíos completos de los clientes han pasado de la carretera al tren. "Es una tendencia general del mercado buscar alternativas de transporte. Yo, sin embargo, no creo que los servicios existentes puedan competir con el transporte por carretera a este respecto todavía".

"Hemos contribuido en un servicio de ferrocarril intermodal como este", añade Mostert. "Pero creo que son varias las desventajas. Entre ellas, los posibles retrasos. Con 40 de mis camiones en la carretera, es posible que haya un par de retrasos. Sin embargo, si todo el tren se retrasa, estoy seguro de que estas cargas no llegarán a su destino a tiempo. Un camión es mucho más flexible. Es más, si ocurre algo en la carretera, se puede tomar un desvío. En tren, eso no es posible".

No obstante, Gerard apoya estos servicios intermodales. "Si todo el transporte pudiera ser más sostenible y ecológico, deberíamos hacerlo con la vista puesta en el futuro. Esto podría ser una solución, sobre todo para el suministro constante de grandes cantidades de frutas y hortalizas. Solo tiene que resultar atractivo participar en un servicio de ese tipo", concluye.

Más información:
Angela Mostert
BETREX
Tel.: (+34) 96.287.80.80 (España)
Móvil: +34 628 862 966
angelamostert@betrex.es 
www.betrex.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor