El agricultor confía en identificar a los autores del robo al ser árboles de una variedad protegida

Roban 280 cerezos en floración de una finca de Lleida

El robo de frutas en los campos es, desafortunadamente, una práctica que afecta con relativa frecuencia a los agricultores; aunque en este caso, al leridano Francesc Pena, agricultor de la Granja d'Escarp, lo que le han sustraído han sido casi tres centenares de árboles.

Cuando Francesc llegó a su finca, alucinó con lo que no veía: faltaban 280 cerezos que había plantado hacía 3 semanas. No obstante, este insólito suceso ha resultado no ser tan inusual, comenta. "Una vez que he hecho la denuncia pública, me han llamado otros compañeros a los que también les han robado árboles de sus fincas", asegura Pena en conversación con la Cadena Cope.

Pena ha presentado una denuncia a los Mossos d'Esquadra y teme por el momento del robo. "Los árboles se plantan en el invierno, cuando están dormidos. Ahora estaban en floración, han tenido que ser plantados rápidamente porque si no no aguantan fisiológicamente", ha apuntado.

Sin embargo, el agricultor confía en que el ADN de los cerezos robados pueda identificar a los autores del robo. Los árboles arrancados son de variedad protegida, lo que ayudará a identificar su fruto cuando este llegue al mercado para su distribución. Además los ladrones no cuentan con las facturas de los árboles cuando intenten vender sus cerezas. Es difícil, admite Pena, "pero al ser una variedad protegida hay opciones para aclarar el asunto".

 

Fuente: cope.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor