Tras Andalucía y Murcia, Albacete será la siguiente zona española en comenzar con los arranques

Castilla y León espera buenas producciones de patata esta campaña

La superficie de cultivo de patatas en Castilla y León se cifra en 17.331 hectáreas, según los datos ofrecidos por la Junta. El cultivo pierde así 1.041 hectáreas respecto al año pasado, lo que supone una caída del 5,6% en la comunidad, y se suma a la reducción del 4% que ya se había registrado en 2020. No obstante, como ha señalado Yolanda Medina, presidenta de la Organización Interprofesional de la Patata (Oipacyl), esto supone “un descenso menos acusado de lo que se preveía a finales del año pasado”.

Medina destaca el papel que ha tenido la meteorología en las siembras. El primer bloque de plantaciones tuvo lugar en las tres últimas semanas de marzo, sobre todo en las provincias de Zamora, Salamanca y Valladolid, con una temperatura adecuada y después de una buena preparación de suelo, “a diferencia de lo que había sucedido el año anterior”. En abril se multiplicaron las lluvias, con lo que la siembra debió esperar hasta el día 20 y se prolongó hasta mediados de mayo.

Ahora mismo el cultivo de la patata tiene vigor y sanidad en Castilla y León, y hace prever una buena calidad, con una tuberización uniforme. Sin embargo, “se encuentra en un momento delicado ante la sucesión de tormentas, por lo que sería deseable que la planta estuviera tratada frente al mildiu”, recuerda Medina.

Mal comportamiento de los mercados exteriores
La campaña comenzó en Andalucía y la Región de Murcia. Andalucía lo hizo con menos rendimientos que otros años, mientras que la comarca de Cartagena registraba producciones similares.

Yolanda destaca que por ahora el problema para los productores y operadores del sur de España ha estado en el mercado exterior, ya que las exportaciones han sido reducidas y hay muchas toneladas guardadas en cámaras en espera de que vaya habiendo operaciones.

Albacete será la siguiente zona en sacar la patata, este año con una superficie muy similar a la de 2020 y con buena calidad en el tubérculo. Yolanda Medina recuerda que esta zona ya lleva tres años coincidiendo con el arranque en las zonas más tempranas de Castilla y León. Por ello señala que las próximas tres semanas van a ser “fundamentales” para analizar la situación del cultivo y de la demanda, y a partir de ahí tomar decisiones, aunque lo más probable es que la comunidad adelante algo los arranques.

Lo que preocupa es el bloque de siembras de las tres últimas semanas de marzo, subraya. “No hay problema de calidad ni de sanidad, pero sí se está muy pendiente de que haya un arranque escalonado o se produzca un embudo al sacar mucha patata al mismo tiempo, como ha sucedido en tantas ocasiones”.

 

Fuente: campocyl.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor