La gestión eficiente del agua y fertilización, claves para hacer más competitiva la industria latinoamericana del mango

El agua, la fertilización y las nuevas tecnologías son tres herramientas importantísimas para modernizar e incrementar el dinamismo de la industria del mango latinoamericano.

Para conocer mejor la situación que vive, desde el punto de vista agronómico, esta fruta en una zona tan importante como es Latinoamérica, hemos entrevistado al investigador Adolfo Levín, Doctor Ingeniero Agrónomo por la Universidad Ben-Gurión de Israel.

Importancia de la irrigación
“El mango, dentro de los cultivos tropicales a nivel mundial, no es de los cultivos que han adoptado con más facilidad la tecnología moderna en el riego. Sin embargo, las tendencias están cambiando, sobre todo, por los cambios climáticos. Si antes las lluvias eran más predecibles y más cuantificables, hoy en día en un país como, por ejemplo, México, están sufriendo en los últimos años unas sequías que llegan más temprano, por lo que se está adoptando más tecnología, sobre todo de riego por goteo y riego por aspersión. Personalmente, la mejor adopción para el mango es el riego por goteo tanto desde el punto de vista de manejo como desde el medioambiental. Se hace un uso más eficiente del agua y de los fertilizantes”.

Levín destaca el trabajo que están haciendo “con la National Mango Board en un campo en el norte de Perú, en el que los árboles estaban regándose durante 8 o 9 años por gravedad y tenía un promedio de producción de 20 toneladas por hectárea”. “Con nuestra investigación, evaluamos diferentes tratamientos de riego en distintos estados fenológicos y ya en el primer año los árboles han producido alrededor de 35 a 40 toneladas por hectárea”.

Aspectos en la mejora del mango
Adolfo Levín comenta respecto a los aspectos que pueden mejorarse en el cultivo del mango que “principalmente el riego y la fertilización son lo más importante, y el impacto más grande que va a haber en la mejora de la producción de mango en Latinoamérica. Hay lugares en los que se podrían duplicar las producciones simplemente mejorando y modernizando el riego y la fertilización, principalmente, en el sur de México y en Guatemala”.

“Mientras que en Israel el promedio de producción se sitúa entre 30 y 40 toneladas por hectárea, en el sur de México se sitúa entre 5 y 6 toneladas. Por lo que más que extender en superficie el cultivo, hay que hacer más eficiente la producción. Es importante la integración de la investigación aplicada para poder ir resolviendo los problemas de determinadas zonas de cultivo, que es un modelo que ha funcionado muy bien en Israel, inclusive en Australia, donde ha habido una colaboración entre el productor, el investigador y el extensionista. De hecho, por mi experiencia en 25 años, gracias a esta labor, se han llegado a duplicar las producciones no solamente en mango, sino también en otros frutales”.

Para más información:
National Mango Board
www.mango.org


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor