Por un plan más realista de eliminación de los envases de plástico

La industria de la patata que se vende en el mercado de productos frescos ha presentado al Estado francés un "Plan de eliminación de los envases de plástico" operativo y ambicioso, para abandonar progresivamente los envases de plástico, con un calendario realista. Hoy se alarman por los plazos impuestos por el decreto de aplicación del artículo 77 de la ley contra el desperdicio para una economía circular, publicado el martes 12 de octubre de 2021, sin tener suficientemente en cuenta las limitaciones del sector.

En diversas reuniones celebradas en los últimos meses, el CNIPT ha presentado su trabajo y las limitaciones a las que se enfrenta el sector en un contexto de crisis sanitaria que le obligaba a permanecer concentrado para satisfacer la oferta de los franceses en las mejores condiciones posibles (volumen, calidad y precio) y prohibía cualquier planificación de futuro.

El decreto impone una aplicación total el 1 de enero de 2022, mientras que los trabajos establecían los plazos más largos necesarios para pasar por etapas (80% y luego 100%) a los envases "no plásticos" en las estanterías.

La autorización para disponer de los envases ya encargados y almacenados durante seis meses tras la entrada en vigor es una decisión de justicia económica que no resolverá las dramáticas situaciones a las que se enfrentará el sector.

Dado que la campaña 2021-2022 ya ha comenzado, el sector solicita a las autoridades públicas un periodo de aplicación realista para poder vender los productos ya recolectados hasta el final de la campaña actual, es decir, hasta el 15 de agosto de 2022, y los envases que todavía se encuentran en reserva.

El sector considera que el Estado francés no ha tenido en cuenta los considerables esfuerzos ya realizados por sus miembros en materia de investigación y desarrollo de envases alternativos. Tampoco ha tenido en cuenta las limitaciones del sector: inversiones, costes, disponibilidad de materias primas (papel, cartón, madera, etc.), retrasos de los fabricantes e instaladores de máquinas de envasado para satisfacer las apresuradas demandas de los sectores de frutas, verduras y patatas.

El Gobierno, a través de Julien Denormandie, declaró sobre otros temas: "Nuestra posición es siempre la misma: ninguna prohibición sin alternativa". Sin embargo, la industria no dispone de una alternativa a los envases que contienen plástico en los plazos establecidos por la ley para una serie de productos. Por tanto, se encuentra en un callejón sin salida: ¿cómo podrá cumplir los requisitos de la ley para el 100% de las unidades de venta de menos de 1,5 kg el próximo 1 de enero?

El sector desea mantener un suministro de calidad y cantidad para los consumidores franceses y europeos al mejor precio. Los consumidores buscan patatas sanas y sabrosas, comercializadas en envases adaptados a su estilo de vida, fáciles de transportar, en los que los productos sean claramente visibles para garantizar su integridad, rápidamente identificables en términos de aptitud culinaria, y ajustados a su presupuesto. Esperemos que las nuevas disposiciones de la ley AGEC, que trastornarán el abastecimiento de los estantes, no les alejen de su hortaliza favorita con todas las consecuencias que ello podría tener en un sector esencial para la soberanía alimentaria francesa.


Para más información: 
CNIPT
cnipt.fr   


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor