Estados Unidos no podrá recibir ciruelas de Chile hasta enero

La fruta de hueso de Sudamérica podría tener una temporada relativamente normal. Sin embargo, el envío de ciruelas es otra historia.

El problema se remonta al final de la temporada de envío 2020-2021 de ciruelas de Sudamérica, principalmente Chile, a los EE. UU. "El USDA halló polilla del racimo de la vid y puso nuevas restricciones a la importación de ciruelas", dice Cristian Ramila, de Bengard Marketing, Inc., radicada en Domínguez Hills, California. Estas restricciones incluían la fumigación de la fruta en Chile hasta el 31 de mayo de 2020 o la irradiación de la fruta en Estados Unidos.

Sin embargo, esta temporada los productores de Chile esperan que el USDA apruebe la exportación de ciruelas bajo el monitoreo de trampas en el campo (enfoque de sistemas) con inspecciones adicionales en el punto de origen. Pero la aprobación aún no es oficial. "Así que, ahora mismo, las ciruelas solo pueden llegar a EE. UU. bajo tratamiento de irradiación", dice Ramila.

Actualmente, la única instalación que lo emplea es la de Misisipi, una instalación más pequeña que no está diseñada para manejar un producto de volumen como las ciruelas. "En este momento, no podemos introducir ciruelas en el mercado estadounidense. Es una situación complicada", señala Ramila. "En la primera parte de la temporada (diciembre y enero), no habrá ciruelas".

Situación en 2022
Aunque se prevé que la situación se resuelva a mediados de enero, nadie puede asegurar una fecha y si la aplicación completa estará en marcha para entonces.

En cuanto a los melocotones y las nectarinas, Ramila prevé volúmenes y calibres normales y una buena calidad de ambos tipos de fruta de hueso también procedentes de Chile. "Sus volúmenes son bastante estables. Solo unos pocos productores han plantado nuevas variedades de fruta de hueso en los últimos años", agrega, aunque en el caso de las cerezas debería haber más volúmenes debido al aumento de los envíos de este año dirigidos al mercado estadounidense. Las cerezas ya están empezando a cosecharse en las primeras zonas, mientras que los melocotones deberían empezar a mediados de noviembre y luego los albaricoques y las nectarinas a finales de noviembre.

El factor logístico
También hay otro gran factor en la temporada, que según Ramila se está desarrollando desde octubre de 2020: la logística. "Estamos impulsando los barcos chárter, pues descargan más rápido porque son 100% perecederos y tienen algún tipo de prioridad. También tienen un sistema de descarga diferente", explica. Sin embargo, es probable que, a corto plazo, esos buques lleguen a la costa este de EE. UU. y se envíen por tierra a la costa oeste hasta que el servicio de flete esté disponible en la costa oeste. "A partir de enero, deberíamos ver una disponibilidad normal de fruta de hueso directa a la costa oeste", añade.

Sin embargo, la demanda de fruta de hueso importada sigue siendo una incógnita esta próxima temporada. "Es difícil saber qué pasará, porque al no haber ciruelas, la demanda de las demás frutas de hueso será probablemente mayor. Pero el consumidor ha cambiado en los últimos dos años, así que realmente nunca se sabe", concluye Ramila.

En cuanto a los precios, se prevé que sean más fuertes, dado el aumento de los costes de los insumos, incluido el transporte, y Ramila señala que los productores esperan compartir los gastos con la cadena comercial y el consumidor final para mantenerse en el negocio.

 

Para más información:
Cristian Ramila
Bengard Marketing, Inc.
Tel.: +1 (310) 605-5105
cristian@bengard.us 
http://bengard.us/ 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor