Desmanten en Valencia una banda criminal que estafó más de 560.000 euros con el engaño del “fraude del CEO”

En el mes de mayo de este año, una empresa dedicada a la distribución de frutas y hortalizas con sede en la pedanía de La Marina, en la localidad de Elche, interpuso una denuncia en la cual afirmaba que alguien se había hecho pasar por una empresa proveedora suya, remitiéndole un correo electrónico en el cual le informaban de que debía realizarle los pagos en un nuevo número de cuenta. La empresa denunciante, antes de percatarse del engaño, llegó a transferir más de 47.000 euros a la cuenta indicada por los presuntos estafadores. Inmediatamente, los agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santa Pola iniciaron las pesquisas para averiguar qué estaba ocurriendo, dando inicio a la Operación Marfruit.

Los investigadores, tras tomar declaración a todos los implicados que habían localizado, y analizar la documentación recopilada, determinaron que no se trataba de un hecho aislado; llegaron a la conclusión de que se encontraban ante un grupo criminal especializado en este tipo de estafas.

El fraude del CEO
La banda conseguía interferir las conversaciones que mantenía la empresa acreedora con sus deudores. Una vez que se aproximaba la fecha del pago de la deuda o de cualquier transacción económica entre ambas, por medio de la creación de un correo electrónico con un dominio muy similar al del correo electrónico legítimo que empleaba la empresa acreedora, cambiaba los términos del pago, aportando para ello un nuevo número de cuenta bancaria.

Las cuentas bancarias que los delincuentes aportaban a los deudores y perjudicados de las estafas, eran creadas por Internet con el único propósito de delinquir (ad hoc). Los titulares de estas cuentas eran personas que desconocían la existencia de las mismas, ya que la banda usurpaba sus identidades con la finalidad de dificultar a la policía su identificación.

Una vez que los perjudicados realizaban los pagos en estas cuentas, el grupo desviaba los ingresos a otras, esta vez sí, a nombre de alguno de los miembros, con la finalidad de ir dando salida al dinero obtenido con la actividad criminal.

En un momento dado de la investigación, los agentes confirmaron que el grupo criminal había logrado engañar con el mismo método a más empresas por todo el territorio nacional, llegando la estafa a un montante superior a los 560.000 euros.

Los agentes detuvieron a dos personas en Valencia; a tres personas en Moncada; y a otra persona en Tabernes Blanques a quienes se les imputan los delitos de estafa, de usurpación de identidad, y de pertenencia a organización criminal.

Con esta operación, la Guardia Civil de Santa Pola, ha logrado recuperar una cantidad superior a 500.000 euros, de momento a disposición de la Autoridad competente.

 

Fuente: elperiodic.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor