Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Aruba da los primeros pasos en la autosuficiencia alimentaria con un nuevo invernadero

Aruba es una pequeña isla del mar Caribe que depende casi completamente de los alimentos importados para sobrevivir. 297 Farm vio los extensos problemas que esta dependencia acarreaba y decidió intentar remediar la situación cultivando alimentos localmente. Primero construyó una explotación vertical, y ahora se está levantando un invernadero.

Finca vertical para asegurar el suministro
Dado que Aruba es una isla, la importación de alimentos no es tarea fácil, y el hecho de que casi la totalidad de ellos se tenga que importar, solo añade problemas, como explica Patricia Mitton, de 297 Farms. "Es importante empezar a producir alimentos localmente. La comida que importamos recorre largas distancias, lo que significa que tiene una gran huella de carbono. Además, el 30% de esa comida se echa a perder a la llegada. Si tenemos en cuenta esto y le sumamos las dificultades que el cambio climático trae consigo, el suministro de alimentos de Aruba es vulnerable en extremo".

297 Farm decidió intentar remediar esta situación construyendo una finca vertical, el primer proyecto totalmente bajo techo de Aruba, y que les enseñó mucho, según Patricia. "Al ser los primeros productores totalmente en interior, no teníamos un recurso local del que aprender; tuvimos que aprender a base de experiencia. Pronto descubrimos que nuestras necesidades demandaban más de lo que habíamos pensado inicialmente. La humedad de Aruba, por ejemplo, era un problema aunque cultivásemos en un entorno controlado, pero instalamos un deshumidificador que nos sirvió. Con el surgimiento de cada reto, descubríamos lo que necesitábamos y lo superábamos".

En la actualidad, en la finca vertical se cultivan 10 tipos de lechuga, así como varios microgreens y brotes.

Construcción de un invernadero
Ahora, 297 Farm quiere incrementar y ampliar la variedad de productos construyendo un invernadero propio, que multiplicará por 10 la producción. Y no solo eso, según Patricia: "El invernadero nos permitirá ampliar y diversificar hacia otras verduras de hoja, hierbas aromáticas y, en última instancia, cultivos de mata como pepinos y tomates, que podemos suministrar a los supermercados locales –como en los últimos cuatro años–, hoteles y restaurantes, y entregar directamente al consumidor".

El invernadero que está construyendo es de TapKit, una empresa israelí. Patricia explica que se hizo esta elección porque ofrecían un sistema completo, incluida estructura, tecnología y montaje, pero la similitud del clima de Israel al de Aruba también influyó en la decisión. "No obstante, lo más importante fueron sus muchos años de experiencia, lo que nos dio seguridad".

Si bien Aruba, por descontado, seguirá necesitando muchos alimentos importados, Patricia opina que la isla se encuentra en un punto de inflexión: "La mentalidad está cambiando y la gente se da cuenta de que tenemos que ser más autosuficientes como país en términos de seguridad alimentaria. Estamos viendo un incremento en la producción local de alimentos en los últimos años que fusiona métodos tradicionales e innovadores métodos tecnológicos. Para tener éxito como nación, necesitamos ambos".

Haga clic aquí para seguir el progreso en Facebook


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor