El agro hondureño del Valle de Sula no se repone un año después del embate de las tormentas Eta y Iota

Cumpliéndose en el mes de noviembre un año del paso de los huracanes Eta y Iota por Honduras, el sector agrícola del Valle de Sula aún no logra recuperar la base productiva. En este momento hay miles de productores agrícolas que no han recuperado tan solo una hectárea dado a las dificultades que experimentan para acceder a préstamos bancarios por encontrarse en zonas de alto riesgo.

De acuerdo con el último informe presentado en mayo por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras organizaciones, Eta y Iota causaron al sector agropecuario daños cuantificados en L8.835 millones en daños y pérdidas entre 2020 y 2021.

Óscar López, miembro de la Asociación de Productores de Bananos Nacionales (Aprobana), perdió 260 hectáreas de banano. De esa extensión, no ha logrado rehabilitar ni una manzana.

“Para hacerle frente a las deudas, estoy pensando en hacer un compromiso con los ingenios para rentarla y que cultiven caña. Estamos con la soga al cuello. El banco me dio un ultimátum para pagar la deuda a finales de diciembre. ¿De dónde le voy a pagar al banco? Si no tengo. Aquí todos tenemos deudas, con bancos, proveedores, empleados”, le dijo a Diario La Prensa.

A López, quien tenía las fincas en El Higuerito, Potrerillos, y otros productores de las comunidades de El Olivo, Barrancos, El Aguacate y Los Llanos, las tormentas Eta y Iota les inundaron más de 2.000 hectáreas y las dejaron improductivas.

“Aquí no hay fincas. No ha habido fondos para invertir, no hemos recibido apoyo del Gobierno y los bancos, que se agarran del tema de los bordos, no quieren refinanciar los préstamos. Aquí a Higuerito no han venido a reparar bordos. Vemos que estuvieron reparando en La Lima, El Progreso y Guanchías. Y tenemos problemas con las hipotecas, los bancos quieren ejecutarlas, quieren rematar”, dijo López.

Mientras en Guanchías, Santa Rita (Yoro), decenas de productores de banano están preocupados porque, por no tener dinero para comprar fungicidas, la sigatoka negra está atacando las plantaciones.

En San Manuel, Cortés, los afiliados a la Cooperativa Agropecuaria San Manuel Ulúa Limitada (Casmul), se encuentran ante un panorama positivo porque están reactivando las plantaciones perdidas gracias a un seguro agrícola que tenían con Seguros Atlántida de Banco Atlántida.

Marcos Merlo, directivo de Casmul, le informó que están recuperando el 80% de la plantación perdida y estas nuevas fincas comenzarán a producir hasta en febrero del próximo año.

“Vamos a reactivar 347 hectáreas. Tenemos un plan de inversión de L97 millones. Si no fuera por el seguro, no estaríamos sembrando. El Banco Atlántida nos ha cumplido y ha sido solidario. Nosotros les recomendamos a otros productores que paguen un seguro agrícola”, subrayó.

 

Fuente: laprensa.hn


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor