La crisis de la cadena de suministro se agrava con la cuarentena de hasta 7 semanas para los marinos chinos en su país

Operar en China se ha convertido en un reto para los buques. En sus intentos por mantener alejada la COVID-19, China ha seguido prohibiendo los cambios de tripulación para los extranjeros, y recientemente ha impuesto una cuarentena obligatoria de hasta siete semanas para los marinos chinos que regresan. Incluso los buques que han renovado su tripulación en otro lugar, tienen que esperar dos semanas antes de que se les permita atracar en China, según ha informado Bloomberg.

Para cumplir con la normativa, los armadores y gestores han tenido que desviar los buques, retrasando los envíos y los cambios de tripulación, lo que ha agravado la crisis de la cadena de suministro. “Las restricciones de China provocan efectos en cadena”, dijo Guy Platten, secretario general de la Cámara Naviera Internacional, que representa a los armadores y operadores. “Cualquier restricción a las operaciones de los buques tiene un impacto acumulativo en la cadena de suministro y causa verdaderas interrupciones”.

Los gestores y operadores de buques piden a China que relaje sus restricciones y a los gobiernos que den prioridad a la gente de mar y al transporte marítimo, o se arriesgan a que las interrupciones sean más profundas.

Incluso los marinos con necesidades médicas de emergencia no pueden recibir atención en China, han informado diferentes gerentes de los buques. “China es un problema importante”, dijo Bjorn Hojgaard, director general del gestor de buques Anglo-Eastern Univan Group y presidente de la Asociación de Armadores de Hong Kong. “Están haciendo un buen trabajo para mantener a raya la pandemia, pero a costa de no dejar entrar a los marinos; incluso los marinos chinos a veces no pueden entrar en China”.

De hecho, las últimas restricciones en los puertos chinos se dirigen a las tripulaciones chinas, exigiéndoles una cuarentena de tres semanas antes de su regreso a China, luego otras dos semanas en el puerto de llegada, y dos semanas más en su provincia antes de poder reunirse con sus familias, según Terence Zhao, director gerente de Singhai Marine Services, uno de los mayores agentes chinos de suministro de tripulaciones.

Las autoridades chinas además no permiten que haya más de tres marinos chinos en un vuelo a tierra firme, por lo que su regreso a casa puede alargarse hasta meses después de que se hayan despedido de los buques, dijo Hojgaard.

“China está decidida a lograr cero COVID y no relajará las normas debido a la política”, dijo Zhao, de Singhai Marine. “Es posible que incluso las intensifique debido a los Juegos Olímpicos de invierno de febrero del año que viene”.

 

Fuente: simfruit.cl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor